Los pasos para unos ‘smokey eyes’ de impacto

Te damos las claves para dominar una de las técnicas más usadas en maquillaje a la perfección: ¡’smokey eyes’!

 

 

  1. Trata de que sea duradero.

 

La clave para lograr un maquillaje con máxima durabilidad es combinar diferentes texturas. De esta forma es posible alargar el tiempo de vida del makeup nocturno. Los expertos aconsejan empezar creando una base aplicando un producto con textura en crema o usando un lápiz cremoso indeleble. Finaliza aplicando sombra en polvo del mismo tono para reforzar el color y sellar.

 

2. Busca balance y equilibrio como prioridad. 

 

Los smokey eyes destacan por estar hechos con sombras de colores intensos como el verde esmeralda, el negro, el café, el gris o hasta azul. Para lograr armonía, lo ideal es dejar las cejas al natural, poner un poco de iluminador en los pómulos e hidratar. ¿El toque final? Un tono natural en los labios.

 

 

3. Recuerda que tus posibilidades son infinitas. 

 

Según los makeup artists más reconocidos, no existen reglas para crear smokey eyes. Por ello, no necesariamente deben ser en negro o café. Deja las pigmentaciones oscuras para apostar por tonos como el vino, lila, gris o rosa.

 

4. ¿Pestañas postizas?

 

Una de las principales cualidades de los smokey eyes es que no se requiere llevar pestañas postizas, porque el acabado en sí es demasiado fuerte. Sin embargo, si son en color café, verde o en cualquier tono medio, sí es recomendable llevarlas para un toque único.

 

 

5. Comienza por los ojos

 

Después de crear la base, aplica corrector y polvo en la zona posterior. Maquilla primero la zona de los ojos y, posteriormente, retira los excesos del polvo con desmaquillante. Por último, vuelve a detallar la piel aplicando corrector de nuevo si es necesario.

 

 

Fotografías: Istock y ImaxTree