Spring-Summer 2019

Sé parte de nuestra comunidad

Los múltiples beneficios de la miel

Te revelamos algunas de las ventajas de incluir la miel en tu rutina diaria de belleza. 

 

Desde la antigüedad, la miel es uno de los ingredientes milenarios por excelencia en el mundo de la belleza. Al ser antiséptica, antibacteriana y antiinflamatoria, elimina al 85% las bacterias, gracias a compuestos como el peróxido de hidrógeno, péptidos y metilglioxal. Otra de las razones por las que está presente en tantos beauty items es por sus propiedades curativas naturales que promueven la curación de heridas y la producción de colágeno.

 

Sin embargo, no todos los tipos de miel son óptimos para el cuidado de la piel. Los especialistas recomiendan recurrir a la más oscura y cruda por su alto nivel de antioxidantes.

 

Hidrata

 

La miel cruda deja la piel radiante ya que los azúcares presentes actúan como humectantes naturales y emolientes que aumentan el contenido de agua y reducen la sequedad en la piel incluso después de que desaparecen. Además, ayuda a controlar los problemas de acné ya que drena capilares y se absorbe en perfecta simbiosis. ¿Tienes los labios agrietados? Aplícala directamente y déjala actuar por unos minutos. Si buscas un productos de belleza específico, te recomendamos recurrir una con alta concentración.

 

Black Bee Honey Balm Abeille Royale, Guerlain

 

 

 

Exfolía 

 

Como la miel cruda se cristaliza con el tiempo, los gránulos actúan como un exfoliante suave que se rompe al entrar en contacto con el agua y el calor de la piel. La clave está en calentar la miel en las manos para luego aplicarla directamente, realizando movimientos circulares.

 

 

Cicatriza

 

Las propiedades antioxidantes de la miel –especialmente la miel de trigo sarraceno– nutren la piel dañada, ayudando al proceso de cicatrización. Sumado a esto, los propóleos ayudan a atenuar las estrías y otras cicatrices preexistentes.

 

Age Perfect Hydra Nutrition All Over Honey Balm, L’Oreal Paris

 

Relaja

 

La mejor forma de incorporarla a tu rutina de baño es mezclando dos cucharadas grandes de miel cruda en una taza de agua caliente hasta que la miel se disuelva. Después, se recomienda agregarla al agua de la tina para disfrutar de sus poderes y aroma. Otra forma de sumarla como limpiador es utilizando un producto que ayude a eliminar la suciedad y el maquillaje antes de ir a dormir.

 

 

Ayuda a conciliar el sueño

 

Al ingerir miel, se produce un aumento lento y constante de insulina que se convierte en serotonina y melatonina. Ambas sustancias estimulan el sueño y ayudan a que este sea duradero al almacenar el glucógeno en el hígado. Intenta tomar una cucharada de miel 15 minutos antes de acostarte para disfrutar de sus efectos.

 

 

 

 

Fotos: Istock y cortesía de las marcas.

Se parte de nuestra comunidad

Sé parte de nuestra comunidad