Cover-lbeaute-agosto-2019-246x300

Spring-Summer 2019

Sé parte de nuestra comunidad

El secreto para rejuvenecer tu piel está en tu congelador

 

Si crees que para tener una piel increíble, sana y joven necesitas recurrir a tratamientos caros y lujosos, estás mal. Claro, no están de más, pero si tienes un congelador en casa, tienes acceso al superhéroe que necesita tu piel: el hielo.

Algunos de los beneficios que verás en tu piel si eres constante al usar la terapia de hielo serán:

  • Reducción visible de las líneas de expresión y arrugas.
  • Menor inflamación y bolsas alrededor de los ojos.
  • Poros cerrados, por lo que prevendrá que aparezcan puntos negros.
  • Menos acné y manchas que aparecen por cambios hormonales y exposición al sol.
  • Piel rejuvenecida gracias a la estimulación en el flujo sanguíneo.

La clave para que funcione

Esta práctica no requiere ningún tipo de inversión, pero sí de compromiso. Una parte vital para que funcione es ser constante y hacerlo parte de tu rutina de belleza diaria.

 

Los pasos a seguir

Aplica el frío por las mañanas y por las noches siguiendo estos pasos. Antes que nada, asegúrate de tener la piel limpia de suciedad y maquillaje. Luego, coloca el hielo en diferentes áreas de tu rostro, aplicándolo de 1-2 minutos por área. Es MUY importante que NO lo apliques directo a la piel, sino que lo envuelvas en una toalla o un algodón. Sino, podrías quemarte.

Masajea con pequeños movimientos circulares la mandíbula, el mentón, la frente, las mejillas y alrededor de la nariz. Ten cuidado con el área alrededor de tus ojos, ya que la piel es mucho más delgada y sensible. Cuando termines, sigue tu rutina normal con  y tu crema hidratante.