Cover-lbeaute-julio-2019

Spring-Summer 2019

Sé parte de nuestra comunidad

Mascarilla japonesa: La solución para rejuvenecer el rostro

Aunque no lo creas, el arroz es un excelente aliado para la piel y y en países orientales, ha sido utilizado por generaciones gracias a sus propiedades rejuvenecedoras  y reafirmantes

En Japón, el arroz siempre ha sido uno de los elementos típicos más importantes y aparte de ser el alimento favorito de casi todos los japoneses, se ha convertido en un activo esencial para productos de belleza debido a sus grandes beneficios.

En Asia, el agua de arroz se utiliza como tónico de belleza ya que sus propiedades anti-inflamatorias e hidratantes son muy valoradas por las japonesas. También se dice que ayuda a iluminar el rostro, aclarar la piel, cerrar los poros y eliminar las células muertas.

Todo esto sucede debido a que el arroz contiene un elemento llamado inositol, mismo que ayuda a estimular la circulación sanguínea y a frenar el envejecimiento. Además es rico en vitamina B, lo que provoca que la piel tenga una suavidad extrema.

 

¿Te haz preguntado por qué las japonesas tienen un rostro liso, joven y realmente uniforme? 

Aparte de todo lo anteriormente mencionado, el arroz contiene dos ingredientes esenciales para que esto suceda: Ácido linoleico y escualeno. El primero es rico en antioxidantes y ayuda a la creación de colágeno y el segundo es un compuesto que regenera la piel después de los daños causados por los rayos solares.

Las japonesas utilizan este remedio casero ya que aparte de ser económico, puedes notar la diferencia y los cambios en poco tiempo. Además de utilizarlo en la piel, la ingesta de este alimento también es de mucha ayuda para su delicado cutis.

Para crear tu mascarilla, solo es necesario utilizar cuatro sencillos ingredientes:

  • 1 taza de agua.
  • 1 cucharada de miel.
  • 1 cucharada de arroz.
  • 1 cucharada de leche.

El modo de preparación es muy sencillo, en una hoya vierte el arroz y coloca la taza de agua y déjalo hervir durante unos minutos. Después, cuela la mezcla y separa el agua. En un recipiente añade la miel y la leche, mezcla los ingredientes junto con el arroz hasta que se forma una especie de masa. Al final, aplica la mascarilla durante 20 minutos y al terminar, enjuaga tu cara con el agua de arroz que conservaste.

Se recomienda aplicar la mascarilla de dos a tres veces por semana, ¡pruébalo y conserva tu piel como lo hacen las japonesas!.

 

Fotografías: Pinterest

Sé parte de nuestra comunidad