Cover-lbeaute-agosto-2019-246x300

Spring-Summer 2019

Sé parte de nuestra comunidad

Bajo aviso, no hay engaño: esto es lo que le pasará a tu piel si fumas

Si eres fumadora, probablemente ya sabes que deberías de parar. Tus riesgos de desarrollar cáncer, tener problemas respiratorios y dientes amarillos son mucho más altos que alguien que no fuma, pero, ¿sabías que además afecta tu aspecto físico?

Estas son las cosas que le suceden a tu piel si sufres de tabaquismo:

 

Envejece más rápidamente tu piel

Los cigarros contienen nicotina y ésta hace más estrechos los vasos sanguíneos en las capas más externas de tu cara. Al tener menos flujo de sangre, tu piel no recibe suficiente oxígeno ni nutrientes importantes (como la vitamina A) y eso te dará un aspecto más envejecido.

Tendrás bolsas debajo de tus ojos y te verás cansada

Esto también es responsabilidad de la nicotina. Además de afectar tu circulación, éste químico interfiere con tu ciclo de sueño; en gran parte porque tu respiración no es igual de eficiente y no recibes suficiente oxígeno. Descansarás menos durante la noche y se verá reflejado en tu cara.

 

Empeorarán tus cicatrices

La vasoconstricción perjudica el proceso de cicatrización. Por lo tanto, podría tomar casi el doble de tiempo recuperarte si sufres de alguna herida. Si aparecen granitos en tu cara, tomarán más tiempo en desaparecer y si ya tienes una cicatriz existente, podrás ver que se vuelve más roja y visible con el tiempo.

 

Despídete del brillo natural

Ese glow que tiene tu piel desaparecerá si fumas. Los cigarros contienen dióxido de carbono que desplaza el oxígeno en la piel, dejándola seca y descolorida. El tabaquismo, además, agota los nutrientes en la piel (como la vitamina A y C) que ayudan a proteger y reparar el daño.

 

Cáncer en la piel

Dejamos esta para el final porque ya sabes que te puede suceder. Los fumadores tienen tres veces más posibilidades de desarrollar cáncer en la piel como el melanoma. Éste puede manifestarse como manchas rojas, negras, y cafés que hasta parecen ámpulas.

Cuida tu vanidad, y tu salud, y deja por la paz ese terrible hábito.