5 hábitos de ‘skincare’ que debes dejar

Comenzar con una rutina para el cuidado de la piel que sea saludable es esencial, ¿lo más importante? tomar los hábitos buenos y deshacerte de los malos

 

Además de la genética de cada persona, la manera en la que cuidamos nuestra dermis puede ser un factor que en un largo plazo, se manifieste de manera visible, ya sea por lo eficiente que es o porque la realizamos erróneamente. Estos son los hábitos equivocados que hay que eliminar este 2019.

1. No usar protector solar FPS

Aunque no sea un día soleado, nuestro cutis requiere de un escudo contra la radiación UV, y luces artificiales, las cuáles también dañan las células de la dermis. El exponer directamente la piel al sol, puede causar la aparición de manchas en el rostro, envejecimiento prematuro de la piel, y un tono desigual en el cutis. La mejor opción será portar por una crema hidratante facial que esté enriquecido con antioxidantes, además de un nivel FPS de por lo menos 25. Las bases de maquillaje con filtro solar, no serán suficientes, ya que no son lo suficientemente gruesos para evitar la filtración directa de los rayos UV.

Sports BB de Shiseido

2. No limpiar el rostro correctamente

El irse a dormir con maquillaje u otros productos en el rostro podrá ser el peor enemigo para las células. La manera en la que realizamos la rutina para lavarlo, reflejará claramente el envejecimiento de la piel, y de hacerlo de la manera incorrecta, los signos pueden adelantarse y ser visibles rápidamente.

Aunque no se haya aplicado maquillaje ese día, existen otros factores como la contaminación, sudor y células muertas que pueden tapar los poros, creando así apariciones y molestos brotes de acné.

Radiance Cleansing Foam de Sephora Collection

3. No aplicar hidratante facial

Existe un gran mito en cuanto a las cremas faciales, el cuál dice que los  hidratantes faciales crean una piel grasa, o pueden hacer que el cutis se vea brillos y produzca brotes de acné. Esto es completamente falso. Ya que si se aplica correctamente en un rostro limpio, y se aplica la fórmula ideal para el tipo de piel, la dermis estará humectada y saludable.

Oxygen Cream de Natura Bissé

4. No usar crema para ojos después de los 30

La piel que se encuentra por debajo de los ojos, es la más delgada de todo el cuerpo, siendo así la más susceptible a una deshidratación y un envejecimiento prematuro. Después de los 30, la piel llega a tener dificultades para reparar su daño celular rápidamente, la cuál sumándole la falta de humectación, provoca la aparición de líneas de expresión y ojeras visibles.

Creamy Eye Treatment de Kiehl’s

5. Lavar el rostro al bañarse

Se cree que al hacerlo mientras hay vapor en el baño y con el agua caliente, nuestros poros se abrirán fácilmente y la limpieza será más profunda. Pero erróneamente, al hacer esto con agua en altas temperaturas, la piel sufre una deshidratación, que puede llegar a resecarla. Lo ideal  es hacerlo fuera de la ducha, con agua templada para no lastimar el cutis.

 

Micellar Water de Givenchy

No olvides mantener siempre  la piel limpia, hidratada y protegida de los rayos UV.

Fotografías: Pinterest