Print Issue N.5 – Spring/Summer  2020

Trietanolamina: friend or foe?

Trietanolamina: friend or foe?

rayita

Inés Abouchard

Investigamos los verdaderos efectos de la trietanolamina. Te decimos el qué, cómo y por qué de este popular ingrediente dentro del mundo del beauty care.

Estamos en una época en la que el término clean beauty, invade el mercado de la belleza; este momento en donde dicha filosofía, —libre de químicos— aleja sus productos de determinados componentes con etiquetas que aseguran carecer de parabenos, fosfátos y demás ingredientes —que alegan ser dañinos para el cutis, y por ende para la salud—. Sin embargo, un nuevo despertar nos invita a perder el miedo a algunos elementos y realmente entender que no todos ocasionan deficiencias cutáneas, sino que son necesarios para el correcto funcionamiento de un producto. Tal es el caso de la “trietanolamina”. A continuación respondemos a las preguntas más frecuentes:

¿Qué es la trietanolamina?

Formada por carbono, hidrogeno y oxígeno, la trietanolamina es un compuesto químico orgánico que al mezclarse forma un líquido espeso cuya función principal es estabilizar el PH de los productos que la contienen —o bien para regular su acidez o alcalinidad—. Su segunda función primordial es emulsionar los ingredientes dentro de una fórmula.

LEE MÁS: Piel sin edad

¿Qué beneficios tiene la trietanolamina?

El uso cotidiano de dicho elemento no contiene beneficios para la piel, pero es un componente vital para aquellos productos que usamos en la vida diaria, ya que ayuda a su conservación, además de que mejora su desempeño, siendo las siguientes sus cualidades más destacadas:

Balancea: Gracias a que neutraliza el PH, la trietanolamina evita que la acidez o alcalinidad de un compuesto provoque irritación sobre el cuerpo.

Emulsiona: Como anteriormente se menciona, ayuda a que todos los elementos se combinen de manera adecuada creando una mezcla homogénea, integrando incluso aquellos componentes que no se mezclan entre sí. Tal es el caso del agua y el aceite, ambos necesarios e imposible de unificar por sí solos.

Estabiliza: Promueve una vida más larga para los productos que la contienen.

Da cuerpo: Una de sus funciones es espesar la mezcla agregando un poco de solidez; de esta forma y según su cantidad, crea texturas como gel, suero, jabón líquido, entre otros.

LEE MÁS: Vitamina C, ¿Cómo, cuándo y por qué?

¿Qué contradicciones tiene?

La trietanolamina adquirió mala fama al haber sido catalogada como un componente carcinogénico, —en otras palabras, que ocasiona cáncer—. Lo cierto es que es un componente que ni beneficia ni perjudica el aspecto o salud de la piel. Su uso es exclusivo de laboratorio y es necesario para dar textura y conservar por mayor tiempo un producto.

Por otro lado, existe una mínima posibilidad de provocar irritación, especialmente aquellas fórmulas que cuentan con más de 5% dentro de ellas. De ser así, se recomienda suspender el uso del producto que lo contiene y acudir al dermatólogo.

¿Cómo debe utilizarse?

No existe ninguna forma adecuada o inadecuada para su uso. Es simplemente un componente químico dentro de los productos de cuidado personal más frecuentes como los son el shampoo, acondicionador, facial cleanser o suero.

DESCUBRE: Los ‘makeup artists’ que debes seguir en Instagram

 

Fotografías: Pinterest.

«Toxicology experts have reviewed the safety testing and data on TEA and have concluded that the products on the market today and the levels of TEA used are not unsafe.»

— Dr. Neal Schultz