Cover-lbeaute-profile-april-2020-hair

Hair Issue – April 2020

La forma correcta para lavar el pelo y que se deje de caer

La forma correcta para lavar el pelo y que se deje de caer

rayita

Isabel Carus

Pocas personas saben cual es la forma correcta de lavar el pelo según su tipo.

EN COLABORACIÓN CON

Son muchos los rumores que corren alrededor del lavado del pelo. Una acción que se aprende desde corta edad y que realizamos de manera seguida, sin embargo puede jugar tanto a favor como en contra de nuestra melena.Si la piel necesita unas rutinas de limpieza y cuidado diario y el cuerpo una alimentación y ejercicio, el pelo no también.

Muchas personas lo lavan a diario, otras días intercalados y, muy pocas son las afortunadas de poder lavarlo pocas veces a la semana. Pero probablemente seas del grupo que seas, no estás siguiendo la rutina adecuada de cuidado. Por eso, a continuación mostramos las claves a seguir en nuestros lavados.

Cada cuanto lavarlo

El mejor indicador para conocer a fondo la salud de tu melena, es como se ve. Por eso, el primer paso es saber la frecuencia con la que se debe lavar. Los expertos agrupan en tres diferentes tipos a las personas según su pelo: los que tienden a la escamación, los del pelo seco y los del pelo graso y saludable.

Los primeros deben lavarlo a diario o con frecuencia ya que sólo así se deshacen de las células muertas de la piel y consiguen que las escamas desaparezcan.

Las personas que, en cambio, tengan el pelo seco en exceso y un poco poroso, podrán lavárselo sólo 2 veces por semana ya que esta característica indica que su melena es capaz de absorber grandes cantidades de agua y, por lo tanto, al guardarla en su interior consigue mayor peso y consecuentemente, se hebra.

Por otro lado, el mismo número de días serán los que deben esperar las personas de pelo graso para lavarlo, ya que, de hacerlo a diario lo acostumbrarían y acumularían mayor cantidad de grasa.

Los ingredientes que debes evitar si tienes algún tipo de color

Otro de los factores que más lo alteran es el color artificial. Todo lo que se añada a nuestro pelo sin que sea natural puede provocar daños, una de sus consecuencias más importantes es restarle parte de la humedad que éste necesita.

De este modo, los sulfatos son uno de los peores enemigos del pelo con tinte o mechas ya que tienden a hinchar el tallo del foliculo. La solución es usar shampoos suaves sin sulfatos y con mucha frecuencia un acondicionador intensivo.

Productos según cada estación del año

Uno de los mitos más grandes es que el pelo no se acostumbra a un producto por mucho que se use. Pero las temperaturas si influyen notoriamente en su cuidado y las estaciones son uno de los factores que más alteran su estado. Por esa razón, no debería ser común usar los mismos productos en invierno que en verano.

En invierno, a pesar de que el pelo por las bajas temperaturas no suele mantenerse más seco de lo habitual, la calefacción interior abre las culículas y elimina la humedad. Lo mejor en este caso es escoger un shampoo con equilibrio bajo en Ph y un acondicionador con humectantes.

En los meses más calurosos, la grasa tiende a aparecer en mayor medida y el aire es seco por lo que se debe comprar un shampoo que limpie en profundidad las raíces y que nutra, al mismo tiempo, las puntas. Si tienen extractos cítricos y hierbas astringentes el resultado será mucho más notorio.

Usa productos según tu textura

Otro de los errores más frecuentes es la elección de los productos para el pelo según su tipo.  Se deben elegir en función a su textura, es decir, si es fino, grueso o medio.

El pelo fino se vuelve lacio más fácil por lo que será necesario usar un shampoo rico en queratina y con proteínas espesantes que le den volumen.

El pelo medio/grueso necesita por su parte productos con una equilibrada proporción de humedad, con los que se deberá acondicionar la parte inferior desde la mitad del cabello.

El grueso tiende a perder humedad por lo que necesitará productos de gran hidratación e ingredientes antiestáticos.

En cuanto al acondicionador, la tarea es más fácil. Depende de su peso y textura. Proporcionalmente, si es pesado hará que el pelo pese más y viceversa en el caso contrario. Así habrá que aumentar o disminuir la intensidad.

La cantidad correcta de producto

Aunque se aplique una gran cantidad de shampoo en la melena, éste no estará más limpio. El tamaño perfecto es aquel que formaría la silueta de una moneda de 10 pesos.

Otro mito es el de la espuma. Es un claro indicador de la limpieza. Si queda espuma tras aplicar el shampoo significará que está limpio. En cambio, si ésta desaparece mientras aún se está lavando, probablemente el pelo continúe sucio.

«Life is more beautiful when you meet the right hairdresser.»

— Peter Coppola

Técnica de lavado

El shampoo trabaja de manera rápida. Mientras se lava hay que masajear con los dedos haciendo movimientos circulares sin mucha presión para estimular las glándulas sebáceas (y así formar grasa).

El secado

No cabe duda de que la mejor opción para secar el pelo siempre es dejarlo al aire. Al salir de la ducha y recoger la melena no es recomendable frotar con fuerza el cabello con la toalla, sino hacerlo suavemente para no romperlo.

En cambio, si no queda otra opción que secarlo de manera artificial, se debe realizar con el secador a una distancia de al menos 25 centímetros del pelo sin usar la temperatura más alta del mismo.