Cover-lbeaute-octubre-20192

Spring-Summer 2019

Sé parte de nuestra comunidad

¿Cada cuándo debo exfoliar mi rostro?

Te compartimos algunos datos que te ayudarán a lucir una piel espectacular.  

Algo que no puede faltar en tu rutina de belleza es la exfoliación, ya que no es un secreto que este paso tiene grandes beneficios para la piel.  

¿Qué es la exfoliación? 

Es un proceso natural o artificial de la renovación de la capa externa de la piel. Su principal objetivo es el rejuvenecimiento y la eliminación de puntos negros o acné.  

Es necesario que busques un exfoliante que vaya acorde a tu tipo de piel: seca, mixta o grasa. También debes de tomar en cuenta la sensibilidad de la misma. 

LEE MÁS: Cinco mitos del pelo que tienes que dejar de creer

¿Qué debo de usar según mi tipo de piel?  

Lo recomendable para una piel grasa es utilizar un exfoliante suave, especialmente si contiene ácido salicílico. 

Para una piel seca, la exfoliación hará que la piel produzca humectación natural y sentirás tu rostro menos reseco. Lo más importante es no utilizar un producto muy abrasivo y la humectación posterior. 

¿Cada cuánto tiempo debemos exfoliar nuestro rostro? 

Es vital complementar la limpieza, hidratación y protección con una exfoliación semanal, para dar paso a una renovación celular. 

 La piel seca debe exfoliarse una vez a la semana. Las pieles sensibles, cada diez días y probando antes en una pequeña zona del rostro poco visible. Las pieles grasas sin acné se pueden exfoliar una o dos veces por semana. Y, si la piel es muy fina, lo haríamos cada quince días. 

¿Por qué hay que exfoliarse el cuerpo y la cara? 

La piel se renueva de forma natural cada 28 días, pero si no se eliminan del todo las células muertas, la piel no puede oxigenarse adecuadamente ni absorber de manera correcta los nutrientes.  

¿Cómo puedo hacerlo de manera natural? 

Te compartimos algunas recetas fáciles y rápidas para decirle adiós a las células muertas. ¡Toma nota!  

-Café como exfoliante 

Agrega un poco de café a una crema limpiadora. Humedece el rostro y realiza movimientos circulares. Lávate con agua tibia. 

-Exfoliar la piel con miel y avena 

Mezcla un cuarto de taza de avena con una cucharadita de miel. Después de lavarte la cara, con el rostro todavía húmedo, aplica la mezcla y déjala actuar por 15 minutos. Retira con agua tibia.

-Exfoliante para todo el cuerpo 

Lo único que necesitas es un cuarto de taza de sal de mar y un cuarto de taza de aceite de coco o de oliva. Se mezclan bien los dos ingredientes y se masajea el cuerpo (la piel debe estar húmeda).

¿Cuáles son los errores más comunes que cometemos a la hora de exfoliarnos?  

El más común y el más dañino es aplicar un producto inadecuado o intenso, en áreas corporales delicadas como el escote, los senos y el contorno de ojos. Además, no lavar bien la parte que vamos a exfoliar y no aplicar el producto con suavidad. 

LEE MÁS: ¿Te dormiste maquillada? ¡Repara tu piel! 

Fotografías: Pinterest