La conexión entre el autocuidado y la felicidad

La conexión entre el autocuidado y la felicidad

le soin noir

Natalie Roterman

Hablar de belleza, muchas veces se puede interpretar como algo banal. Por ello, hablemos de las conexiones que hay entre el amor propio, el cuidarnos con rituales y rutinas para mayor plenitud.

Pensar en la felicidad como una meta a alcanzar no solo puede resultar abrumador, sino que está comprobado que puede llegar a generar más frustración que alegría por el simple hecho de que no existe una sola forma de ser felices ni es un estado que llega para quedarse. Por eso, se ha comprobado que las cosas pequeñas y cotidianas hechas constantemente, nos pueden dar más felicidad que algún momento de euforia, como ganar una medalla de oro en las olimpiadas. Ahí la conexión entre la belleza y el autocuidado y la felicidad.

En la psicología se ha encontrado una relación estrecha y secuencial en estos tres conceptos:
La disciplina reafirma el sentido de compromiso y por ende el amor propio.

  • El amor propio se demuestra con actos de disciplina y auto cuidado. Y un sentido de amor propio reafirmado nos brinda tranquilidad, confianza y por ende nos hace felices.
  • Es por esto, que cuando hablamos de la belleza como una parte íntegra de nuestra felicidad, estamos haciendo referencia a tener una disciplina de autocuidado, que para todos es diferente. Pueden ser desde tratamientos relajantes para tu paz mental, disciplina de ejercicio para tu mente y cuerpo, cocinar algo nutritivo, hasta procurar traer las manos y los pies impecables, tratamientos faciales, cumplir con tu rutina de skincare diario, mascarillas de pelo. Todo esto nos hace sentir mejor.

Así que, date un momento para pensar y hacer, alguna de esas cosas que no solamente te hacen sentir mejor y trata de integrarlo a tu rutina semanal, porque sí hacen la diferencia.

“He llegado a creer que cuidar de mí mismo no es indulgente. Cuidarme es un acto de supervivencia”.

— Audre Lorde