October 2020

Flower by Kenzo: Una promesa hecha escultura

Una promesa hecha escultura

rayita

Inés Abouchard

Flower by Kenzo en colaboración con William Amor lleva un mensaje de aliento y positivismo para un mundo mejor.

EN COLABORACIÓN CON

Símbolo de belleza frágil pero fuerte, la amapola es un emblema icónico de Kenzo Parfums. Recientemente, la maison colaboró con el escultor William Amor para transformar la flor en un mensaje de esperanza con una creación única: una flor escultórica hecha a mano a partir de materiales reutilizados como un tributo a nuestro planeta.

El inicio de una leyenda

Nos encontramos en el año en que el perfume más icónico de la casa Kenzo conmemora 20 años de su lanzamiento. Flower by Kenzo fue creado por el maestro perfumero Alberto Morillas hace dos décadas. Tiempo durante el cual ha dejado una imborrable huella en la historia de la perfumería contemporánea.

LEE MÁS: Nuances d’azahar

Cuando Morillas aceptó la encomienda, dicha agua de perfume debía comprender tres cualidades esenciales: feminidad, elegancia y memorabilidad. Ciertamente crear un perfume con aquellas implicaciones era una ardua tarea, sin olvidar que el verdadero reto incluía la creación de una fragancia a partir de una flor sin olor, la amapola.

La composición estaba lista. Su esencia transportaba la mente a un escenario de aires citadinos con guiños a los inmensos campos de flores. Pero aún hacía falta un envase que lo resguardara. Para ello, el también conocido como escultor de esencias, Serge Mansau, diseñó un frasco de líneas tan simples como limpias, de tal forma que pareciera que la amapola florecía dentro de él, mientras que su estructura delgada y afinada aludiera a los edificios de las grandes ciudades.

Dichas ambigüedades —un campo de flores en medio de una metrópoli— dieron vida a uno de los hitos de la perfumería de nuestros tiempos, mismo que siempre se ha visto vinculado directamente con el arte. Inspirada por la naturaleza, Flower by Kenzo se unió recientemente a William Amor, artista visual destacado por reciclar y crear piezas a partir de deshechos y materiales abandonados, transformándolos en objetos artísticos.

A través de los años distintas versiones han sido recreadas al rededor de la historia de Flower by Kenzo. La última de ellas, la versión Flower by Kenzo Eau de Vie, es la más ligera de la familia. Sus acordes protagonizados por la flor de azahar la describen como un soplo de aire impregnado de una nueva identidad olfativa y fue lanzada a penas el año pasado.

LEE MÁS: El comienzo de una historia sin final

El emblema convertido en escultura

Amor reinterpretó la emblemática amapola creando un campo de 250 flores elaboradas a partir de desperdicios para formar una instalación, donde cada una de ellas lleva consigo un mensaje de aliento y esperanza para un mundo mejor. Así nació la amapola mensajera de “Kenzo Parfums x William Amor”. Un mensaje artístico, socialmente responsable, consciente y participativo que viaja en el interior de cada pieza tornándola en portadora de palabras emotivas y positivas.

Basado en valores compartidos y una visión en común, esta colaboración marcó el primer encuentro entre William Amor y Flower by Kenzo, convirtiendo cada amapola —única e irrepetible— en una pieza de arte; una flor hecha escultura a partir de materiales recuperados y revalorizados. Cada una de ellas, firmada y enumerada por el artista, renació en una escultura comprometida con mejorar el mundo en el que vivimos.

Para ello, el cincuenta por ciento de su valor estará destinado al programa Orange Blossom, For a More Beautiful World. Una asociación que trabaja con la finalidad de preservar el abastecimiento responsable de la flor de naranja, —misma que compone los principales acordes de la más reciente adición a la familia, Flower by Kenzo Eau de Vie—, y el empoderamiento de las mujeres en Marruecos.

DESCUBRE: El arte del ‘layering’

Fotografías: Cortesía de la marca.

rayita