October 2020

Holiday Makeup 101: ‘Contouring’ vs. ‘Strobing’

Holiday Makeup 101: ‘Contouring’ vs. ‘Strobing’

rayita

María Valenzuela

‘Contouring’ vs. ‘Strobing’. Todo es un juego de luz y sombras. Estos términos han ganado furor en las redes sociales, debido a la manera en la que benefician y mejoran la estructura facial a través del ‘makeup’.

¿Qué es ‘contouring’?

Es una técnica de maquillaje que ha sido utilizada por los makeup artists más reconocidos. Está basado en resaltar y profundizar las facciones por medio de sombras y luz. El rostro se convierte en un lienzo donde a través de tonos terracota, si es aplicado de la manera correcta, llega a crear una ilusión óptica de perfecta simetría facial.

Las zonas en donde se quiere profundizar o disminuir, requieren de usar un tono terracota más fuerte al tono de la piel. Estas áreas son: el contorno del rostro (frente y mentón), debajo de los pómulos y costados de la nariz. La mejor manera de hacerlo es aplicando poco producto para poder difuminarlo con mayor facilidad y así evitar que el sombreado parezca mancha sobre la piel. Para mejores resultados, opta por productos con acabado mate ya sean polvos o líquidos.

Para las facciones que se quieren resaltar, utiliza productos claros que iluminen el rostro. Estas zonas son: pómulos, tabique de la nariz y el centro de la frente.

Sin duda es una técnica que estiliza el rostro por medio de una mayor cantidad de maquillaje al que aplicas diariamente. Para las personas que prefieren un estilo más sutil que resalte las facciones de la cara, existe el nuevo ‘contour’ llamado ‘strobing’.

 

LEE MÁS: Los beauty picks del 2019 del equipo L’Beauté

LEE MÁS: 7 cosas a considerar antes de someterte a una cirugía estética

¿Qué es ‘strobing’?

Si buscas obtener un maquillaje ‘dewy’ que brinde a la piel un efecto luminoso, esta es la técnica a intentar. Ya sea que prefieras un iluminador en barra, líquido o en polvo, lo sencillo de esta tendencia es que se logra con un solo producto. Para saber dónde aplicar el highlighter, revisa ante un espejo cuáles son los puntos de la cara en donde toca la luz principalmente.

Es un método en donde el bronzer y tonos oscuros no son necesarios para esculpir la cara. Este tipo de maquillaje imita el efecto que le da al rostro si nos posicionamos ante una luz brillante. Para hacer un ‘strobing’ exitoso, se debe utilizar un tono de iluminador que vaya con el color de la piel, de lo contrario, al aplicarlo toma un tono grisáceo en vez del correcto.

Si el rostro tiende a arrugarse en los puntos clave para iluminar, evita ponerlo en esas áreas ya que la luz suele resaltar las líneas de expresión. Para las pieles grasas, es recomendable utilizar primero un polvo matificante y posteriormente un iluminador en la misma textura. (Recuerda que una vez que apliques polvo, las cremas y líquidos ya no deben ser utilizados.)

Ambas técnicas benefician la estructura facial, es cuestión de estilo y gusto.

 

 

Fotografías: GUSTAVO GARCÍA-VILLA PARA L’BEAUTÉ.