Reconstrucción mamaria, la cirugía que toda mujer debe conocer

Con el fin de hacer conciencia sobre la detección temprana, tratamientos y cuidados paliativos, todos los años se celebra durante el mes de octubre la sensibilización del cáncer de mama.

Además de ser una de las enfermedades más agresivas y dolorosas, puede dejar muchas secuelas físicas y emocionales, generalmente porque la mayoría de las pacientes deben someterse a una extirpación de senos o mastectomía.

 

Sin embargo, los doctores que se especializan en cirugía plástica se han enfocado por años en la reconstrucción mamaria. Pero, ¿realmente sabemos en qué consiste? ¿Es la única alternativa? ¿Existen casos en que no se puede realizar?

Nos acercamos a la Dra. Lourdes Ortega, quien es especialista en cirugía plástica, estética y reconstructiva, para abordar la información que toda mujer debe saber. Primero, nos explicó que existen dos tipos de reconstrucción mamaria: una se realiza con materiales aloplásticos (expansores e implantes de silicon) y la otra con tejido autólogo, es decir, con la utilización de colgajos de tejido de la misma paciente, ya sea del abdomen, espalda o glúteo.

Una vez que se haya decidido qué tipo de cirugía desea, la reconstrucción se lleva a cabo en dos etapas.

«Un primer tiempo de reconstrucción,  el que generalmente se realiza simultáneamente a la mastectomía realizando colocación de un expansor o el colgajo de tejido autólogo. Un segundo tiempo en donde se retira el expansor y se coloca un implante de silicon definitivo (en el caso de que se haya elegido esta opción)  y mandatoriamente en los dos casos, la reconstrucción del complejo areola-pezón, así como la cirugía estética de la mama contralateral para conseguir la simetría», explica Ortega.

Ahora bien, se preguntarán si en todos los casos es posible realizarse. Y la respuesta es sí. La cirujana asegura que todas las pacientes son candidatas a una reconstrucción mamaria. El tamaño del pecho únicamente importa para elegir el tipo de reconstrucción, cuando son muy grandes generalmente se apuesta por usar los colgajos de tejido autólogo. Además, los dos tipos de reconstrucción garantizan el mejor resultado estético, solo dependerá de elegir la técnica correcta para cada paciente.

Asimismo, no representa ningún inconveniente realizarse la reconstrucción mamaria inmediatamente después de la mastectomía y, de acuerdo a la Dra. Ortega, no interfiere ni se relaciona con la reaparición del cáncer. De hecho, las únicas complicaciones son básicamente las de cualquier cirugía. Incluso, después de aproximadamente un periodo de 3 a 4 semanas, es posible retomar la rutina. 

No obstante, es importante tener en cuenta que a nivel emocional la recuperación puede ser paulatina y compleja para muchas pacientes.

«La superación del evento traumático emocionalmente lleva tiempo (meses), siendo pieza fundamental el apoyo que reciba de sus familiares y equipo médico que la rodea. La reincorporación a su entorno tiene mucho que ver para este efecto y la cirugía reconstructiva es pieza clave para retomar la seguridad en la paciente y que este retorno sea a más corto plazo».