Los trucos para cuidar tu figura (sin privarte de nada) esta Navidad

Estos alimentos y bebidas pueden convertirse en los mejores aliados a la hora de seguir con una ‘healthy life’ esta Navidad.

 

La temporada navideña está llena de magia, amor y delicias. Por ello, puede resultar una tarea casi imposible evitar el aumento de peso. Sin embargo, con el tiempo hemos aprendido que la clave para no privarte de las delicias es comer con estructura o directriz. Estas son las pautas que te ayudarán a disfrutar plenamente de la Navidad.

 

Sí a lo natural

 

Los arándanos y la canela por ejemplo, son dos aliados altos en vitamina E y vitamina C que ayudan a disminuir el índice glucémico y a controlar los niveles de azúcar. Sumar este tipo de alimentos, contribuirá a que te sientas mucho mejor.

 

 

Sí a los ‘snacks’

 

Ir a una fiesta con hambre es casi sinónimo de comer por antojo. Para evitarlo, asegúrate de comer un bocadillo rico en proteína. Hacerlo te ayudará a mantener una sensación de saciedad y a escoger –en el momento– botanas con grasas buenas, hierro, proteínas, vitaminas y minerales esenciales.

 

Sí al agua

 

El alcohol es conocido por deshidratar el organismo y por su alto contenido calórico. A pesar de ello, es imposible renunciar al brindis en Navidad. Por ello, lo ideal es intercalar bebidas alcohólicas con grandes dosis de agua para minimizar sus efectos.

 

Sí a la proteína

 

Alimentos como el pavo, el pollo, la carne o todo tipo de pescados, tienen múltiples beneficios al ser ricos en proteínas, vitaminas y minerales. Cuida que sean a la plancha, al horno o al vapor.

 

 

Sí al dulce

 

Si te cuesta decirles «no», trata de elegir aquellos con menos azúcar y más grasas buenas como el turrón, la fruta seca o natural, el chocolate puro o el chocolate oscuro combinado con frutos secos como las almendras o nueces.

 

Sí al vino

 

El vino o la champaña además de tener bioactivos que actúan como antioxidantes, son bajos en calorías. Cada copa oscila entre las 80 y 100 calorías, mientras que una margarita puede llegar a contener hasta 450 calorías. El secreto no es renunciar al alcohol, sino elegir el adecuado.

 

 

Fotografías: Istock y Pexels