Cover-lbeaute-agosto-2019-246x300

Spring-Summer 2019

Sé parte de nuestra comunidad

¿Qué comes realmente cuando compras pechuga de pavo?

Este es uno de los alimentos «falsos» más saludables del supermercado. Estudios afirman que no es tan bueno y que no ayuda a adelgazar si no es verdadera pechuga de pavo. ¡Te ayudamos a distinguirla!

 

¿Quién no tiene jamón de pavo en el refrigerador y lo compra pensando que es un alimento sano y bajo en grasa? Para muchas mujeres preocupadas por su figura y su salud es un alimento que no puede faltar.  Si eres una de ellas, entonces te interesa lo que la coach y experta en alimentación saludable Natàlia Calvet, tiene que decir. «El jamón de pavo que encontramos en el supermercado se engloba dentro de los productos ultraprocesados y la mayoría de ellos llevan solo alrededor de un 50% a 70% de carne. El resto es azúcar, aditivos (conservadores, estabilizantes, antioxidantes, aromas) y otras cosas como féculas y leche en polvo», añadió.

 

El fiambre de pavo es un producto cárnico procesado en el que la base es la carne de pavo, un tipo de carne blanca con un contenido elevado en proteínas y bajo en grasas. Los ingredientes de un buen fiambre de pavo tendrían que ser esencialmente pavo, especias y sal. De hecho, se puede hacer en casa de manera fácil. Es muy importante leer bien la etiqueta para ver el porcentaje y comprobar que ponga pechuga de pavo, no fiambre.

 

Calvet nos recuerda que los ingredientes están escritos de mayor a menor cantidad, así que el primer ingrediente en este tipo de productos debe ser pavo. «Fíjate en qué porcentaje de pavo lleva (cuánto más mejor) y luego mira el resto de ingredientes. En la tabla de composición nutricional verás la cantidad de azúcar añadido y de sal cuánto más bajo mejor», subraya.

 

Fotografía: Pinterest