Fall-Winter 2019

Cinco ingredientes que no deben tener tus cosméticos y no lo sabes

Cinco ingredientes que no deben tener tus cosméticos y no lo sabes

rayita

Isabel Carus

Estos son algunos de los ingredientes que dañan tu piel, igual que pasa con la alimentación, revisar los ingredientes de tus cosméticos antes de comprarlos debería ser ya una costumbre adquirida.

El movimiento clean beauty está más de moda que nunca, queremos cuidar nuestra piel de todos lo químicos que tienen los productos, aunque unos son necesarios y no son dañinos hay algunos que sí pueden lastimar la dermis a largo plazo y por eso es mejor reducir o eliminar su consumo.

Gwyneth Paltrow y Kourtney Kardashian son dos de las máximas promotoras de esta tendencia, además es cada vez más común aplicar políticas que regulan el uso de determinados ingredientes en los productos de cosmética que comercializan bajo el sello de “clean”.

Los más comunes y más controvertidos son: parabenos, sulfatos, filtros químicos —presentes en los fotoprotectores como la oxibenzona (todos estos son considerados disruptores endocrinos)—, derivados del petróleo (como los aceites minerales, siliconas y parafinas), alcoholes y fragancias sintéticas.

1.

Parabenos.

Actúan como conservadores para evitar la aparición de bacterias y penetran profundamente en la piel. Dentro del organismo actúan de la misma manera que los estrógenos, interfiriendo en el funcionamiento natural de las hormonas. Los reconocerás en sus formas más comunes: propilparapeno, isopropilparapeno –estos son seguros y eficaces usados en las proporciones permitidas, esto es: en un máximo del 0,4%– además de isobutilparabeno e butilparabeno –estos dos últimos deberían evitarse por precaución, según la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios)

rayita

2.

Sulfatos.

Muy presentes en los productos para el pelo como los shampoos. Según indica la OCU, los sulfatos más habituales en los productos capilares son el Sodium Lauryl Sulfate (SLS) y el Sodium Laureth Sulfate (SLES). La mala fama de estos tensioactivos (agentes responsables de generar espuma en el producto final) es que pueden causar deshidratación y reacciones alérgicas, pero lo cierto es que son los que normalmente mejor retiran la grasa. De todos modos, está demostrado que las fórmulas suaves, libres de sulfatos o detergentes agresivos que sequen y debiliten en exceso el cabello favoreciendo una reacción hiperseborréica, al final nos suelen permitir espaciar los lavados cada vez más por varios motivos: reducen los residuos y permiten tener un cuero cabelludo sano que ejerce bien sus funciones. Ya es hora de quitarte de la cabeza la falsa asociación entre espuma y limpieza.

rayita

3.

Derivados del petróleo.

Más específicamente son los aceites minerales, las siliconas y las parafinas. Todos ellos compuestos que se utilizan porque son muy económicos, además de tener un aspecto oleoso, incoloro y transparente que aporta suavidad e hidratación. Estos ingredientes no nutren la piel, sino que forman una película grasa que obstruye los poros e impide que la piel respire. Hay que tener cuidado porque están muy presentes en los primers que se usan para alisar e iluminar la piel antes de aplicar a base para que ésta dure horas y horas sin tener que retocarla. En este caso hay que dar preferencia a aquellas elaboradas con aceites vegetales de origen natural.

rayita

4.

Alcoholes.

Cuando decimos alcoholes estos pueden ser naturales o artificiales. Hay dos tipos los alcoholes de cadena corta (etanol o alcohol bencílico), más líquidos y volátiles, actúan como disolventes, tienen propiedades antisépticas y astringentes, y también son capaces de potenciar la penetración cutánea de ciertos compuestos; por otro lado, los de cadena larga (glicerina) y de consistencia grasa usualmente son empleados como espesantes y emulsionantes. Aunque no son tan malos y su uso está permitido, pueden llegar a resecar la piel. En caso de que eso suceda, evita siempre que puedas los cosméticos con alcoholes de cadena corta artificiales.

rayita

5.

Fragancias.

Existen fragancias de origen natural y otras que se obtienen artificialmente en laboratorios. Todas esas aunque tengan nombre de plantas naturales son susceptibles de causar fotosensibilidad, dermatitis, eccemas y urticaria en un porcentaje alto. Una concentración menor a 0,01% sería bien tolerada por la mayoría de pieles, el problema es que prácticamente ningún cosmético con fragancia detalla su contenido exacto.

rayita

NEWS. TIPS. SECRETS.
Subscribe to our weekly newsletter.

LOVE US. LIKE US. PIN US.

LOGO-FIRMA-LBEAUTE

NEWS. TIPS. SECRETS.
Subscribe to our weekly newsletter.

LOVE US. LIKE US. PIN US.

LOGO-FIRMA-LBEAUTE