Trazo Olfativo

Los aires del cambio de estación están aquí, y desprenden estimulantes aromas que aseguran convertirse en clásicos de la perfumería. Presentamos una cuidadosa selección que dejará una exquisita huella en la memoria olfativa.

 

 

C a r a t  d e  C a r t i e r

 

Creada bajo el mando de la nariz de la casa, Mathilde Laurent, la composición de la fragancia está elaborada a base de siete flores: violeta, lili, ylang-ylang, narciso, tulipán, jacinto y madreselva.

Descrito como un aroma lleno de destellos cristalinos, su inspiración y nombre vienen de la luz que emite un diamante facetado expuesto a la luz.

 

 

J o y  d e  C h r i s t i a n  D i o r

 

Como una oda a la felicidad, el último perfume de la casa Dior sublima los absolutos de bergamota, mandarina y jazmín con un fondo de madera de sándalo.

Después de 10 años, la tarea de dar vida a un perfume completamente nuevo fue encomendada al perfumista François Demachy, quien describe su cuerpo como una expresión de libertad y felicidad.

 

 

F l o w e r  E a u  d e  V i e  d e  K e n z o

 

Bajo el concepto inspirado en la alegría de vivir, nació Flower by Kenzo hace 19 años. En esta ocasión, el último capítulo de la historia fue hecho en conjunto por los maestros perfumeros Alberto Morillas, Marie Salamagne y Fabrice Pellegrin.

Entre sus notas más destacadas se encuentran jengibre, neroli, naranja, rosa búlgara, haba tonka y musgo blanco.

 

 

L e  J o u r  s e  L è v e  d e  L o u i s  V u i t t o n

 

Con un nuevo amanecer en la mente, símbolo de una nueva aventura, Jacques Cavallier creó un perfume que evoca sentimientos de libertad, optimismo y pasión por lo desconocido.

En su jugo protagoniza un concentrado aroma de mandarina, acompañado de jazmín sambác, bergamota, pétalos de magnolia, grosella negra y musgo.

 

 

C h a n e l  N º 5  d e  C h a n e l

 

“El rojo es el color de la vida, el color de la sangre” decía Mademoiselle Chanel. Originalmente creado por el perfumista Ernest Beaux en 1921, esta es la primera vez que la botella de Chanel No.5 se viste de rojo a manera de tributo a la fundadora de la casa, por ser su color favorito.

Accidentalemente sus predominantes notas de adelaidas —se cree que el asistente de Beaux agregó una sobredosis de ellas— están acompañadas de bergamota, neroli, ylang-ylang, jazmín y lilys, con fondo de pachuli, vainilla, vetiver, ámbar  y sándalo.

 

 

Fotografías de Víctor Trani.