May 2021 — ‘The Art of Beauty’ SS21

— Print Issue

Where Beauty And Fashion Meet

Chanel compra hectáreas de flores de jazmín para preservar el perfume N°5

Chanel compra hectáreas de flores de jazmín para preservar el perfume N°5

Carla Díaz Katsicas

1921 fue el año en el que se creó una fragancia que revolucionó la forma en que las mujeres huelen. Cien años después, este sigue siendo uno de los perfumes más emblemáticos.

En 1921, Coco Chanel creó la primera fragancia de la maison y el resto fue historia. 100 años adelante Chanel No. 5 sigue siendo un símbolo de elegancia, que por medio de sus notas florales revela una esencia única. Durante un siglo, N°5 se ha reinventado constantemente y sigue sorprendiéndonos.

Con la finalidad de preservar su ingrediente estrella, el jazmín, la maison compró 10 hectáreas en el sur de Francia para asegurarse el suministro de dicha flor y otras variedades, recolectadas a mano en un delicado ritual. A ellas, se suman las 20 hectáreas que actualmente ya están en uso. El jazmín se cosecha en Grasse y está clasificado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. A finales de agosto, en la cercana Pégomas, decenas de trabajadores estaban ocupados en la cosecha de jazmín de este año. La flor es un ingrediente clave del centenario perfume. ¿Por qué únicamente se usan las cultivadas en este lugar? El jazmín cultivado en Grasse tiene un aroma específico. La región se convirtió en un centro de flores y fragancias en el siglo XVII, cuando los curtidores de cuero locales comenzaron a perfumar sus productos.

LEE MÁS: La colección de productos que toda amante de Chanel Nº5 debe tener

El ritual

La cosecha se lleva a cabo entre julio y octubre, siendo agosto su mejor mes. Las flores salen durante la noche y se tienen que recoger a primera hora de la mañana. Se hace a mano en una ardua labor que realizan 90% mujeres, sobre todo temporeras búlgaras que son contratadas cada año.

“La única forma de ser irreemplazable es ser diferente”.

— Coco Chanel

LEE MÁS: Descubre las características de la Alta Perfumería

La historia detrás de Chanel Nº5

A principios de los años veinte, Gabrielle Chanel ya era un fenómeno en los círculos de la moda francesa. Había llegado a París en 1909 y más tarde montó una boutique especializada en sombreros. Para 1921, Coco tenía una serie de boutiques en París, Deauville y Biarritz, era dueña de una villa en el sur de Francia y conducía su propio Rolls Royce azul. ¿Qué seguía? Crear un aroma que pudiera describir a la mujer nueva y moderna que personificaba.

A finales del verano de 1920, Chanel se fue de vacaciones a la Costa Azul. Allí se enteró de la existencia de un perfumista, un personaje sofisticado y culto llamado Ernest Beaux que había trabajado para la familia real rusa y vivía cerca en Grasse, el centro de la industria del perfume.

Beaux era un artesano curioso y atrevido y aceptó el desafío de Chanel. ¿Resultado de un error? A Ernest le tomó varios meses perfeccionar una nueva fragancia, cuando finalmente obtuvo 10 muestras y se las presentó a Coco. Estas estaban numerados del uno al cinco y del 20 al 24. Ella eligió la número cinco.

DESCUBRE: 7 perfumes que son los favoritos de las celebridades