Sobre las colecciones de Alta Costura primavera-verano 2022

Lo mejor de Alta Costura primavera-verano 2022

le soin noir

Carla Díaz Katsicas

La semana de moda más exquisita del mundo vuelve a presentar sus colecciones al mundo del 24 al 27 de enero en París de forma regular. Estas son las propuestas que nos dejaron sin aliento.

La Semana de la Moda de Alta Costura ya comenzó y aunque varias de nuestras firmas favoritas de moda como Armani Privé, Balenciaga o Maison Margiela no están dentro del calendario oficial, esperamos algunas sorpresas fuera de toda esta planeación. También añoramos el regreso de Valentino cuyo tema principal es la ‘Anatomía de la Costura’. Sigue leyendo para encontrar el resumen de nuestras propuestas favoritas.

Schiaparelli

En el primer día de la nueva temporada de costura en París, Daniel Roseberry sorprendió este desfile presentado en el Petit Palais de París. Esta propuesta cambia el rumbo de la marca al hacerla menos frívola y más centrada. Cada pieza refleja el lujo y la estabilidad actual de Schiaparelli, quien deja atrás los colores, bordados o volúmenes para crear una colección que funciona, sin recurrir a esos elementos. Roseberry por el blanco, el ecru y las tonalidades doradas, y enfatiza la fuerza de su exquisito patronaje y de las aplicaciones, que se encargan de elevar sus creaciones cuyo toque final queda marcado por la joyería.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Schiaparelli (@schiaparelli)

«It’s all abourt leather and surrealist bijoux.»

— Daniel Roseberry

Dior

La prestigiosa firma francesa ha tomado el Museo Rodin como pasarela para presentar su nueva propuesta. La dimensión del atelier que Maria Grazia Chiuri deseaba explorar para esta nueva colección de Alta Costura es aquella en la que el arte y la artesanía se encuentran a través de un lenguaje compartido: la creación de estas piezas excepcionales cuestiona las nociones de trabajo y savoir-faire. Chiuri iluminó así su diálogo creativo con la India, reuniendo a dos grandes artistas: Madhvi y Manu Parekh, nacidos en 1942 y 1939, respectivamente. El objetivo de la firma era subrayar –a través de esta pareja de artistas– la dicotomía hombre/mujer, no como oposición, sino como complementariedad.

Madhvi y Manu Parekh cuestionan el significado de las tradiciones y la espiritualidad de su país, así como el poder simbólico de las divinidades. A través de su práctica, Madhvi Parekh engendra un mundo imaginario, uno donde lo extraño y lo familiar se codean con lo real y lo surrealista. Donde el hombre y la naturaleza son uno, donde las fuerzas femeninas están en movimiento, combinando energía y acción, poder y dinamismo. Cada ser personificado en las pinturas de Madhvi Parekh es una celebración de las múltiples formas del arte indio. El arte de Manu Parekh invita constantemente al espectador a viajar a través de paisajes mentales y abstracciones espirituales, con un compromiso incesante que lo convierte en una de las voces más singulares del arte indio contemporáneo.

La pasarela de la muestra presenta el trabajo de los dos artistas, que cubre la totalidad de las paredes, revelando, los materiales que las constituyen. Combinadas, sus obras componen una retrospectiva del arte de una pareja, y son recreadas por los talleres de Chanakya según técnicas de bordado. Las reproducciones resultantes se convierten en obras nuevas por derecho propio, en equilibrio entre la cita, el ejercicio estilístico y la interpretación, reactivadas por el gesto de artesanía utilizando el lenguaje del bordado.

Este lenguaje se convierte en un verdadero acto conceptual, confiado en particular al savoir-faire de las bordadoras de la Mumbai Chanakya School of Craft: una conversación entre el arte y la artesanía que reinventa el papel del taller, el del artista y el del diseñador.

Chanel

El desfile de Alta Costura Primavera/Verano 2022 de Chanel abrió con la embajadora de la marca y la destacada amazona Charlotte Casiraghi paseando por la pasarela a caballo. En temporadas pasadas, Virginie Viard se inspiró en la influencia punk. Sin embargo, este año, la diseñadora se apegó a algunos de los códigos sartoriales más tradicionales de la casa de moda como ancla para sus creaciones.

Cuando piensas en Chanel, piensas en una chaqueta y una falda de tweed estructurados, pero Viard prefiere jugar con el movimiento. Las prendas de línea A se mezclaron con detalles de plumas y acentos de gasa. Los pantalones con chamarras a juego presentan aberturas laterales y nuevas siluetas clave son los palazzos.

A medida que avanzó el show, la ropa de noche se convirtió en la clara protagonista. Desde vestidos etéreos en blanco o colores pastel, hasta estilos más oscuros y deconstruidos, la colección presentó una serie de conjuntos que captaron la atención del público por su combinación de frágil y rígido, recatado y sexy. Incluso algunos de los atuendos más punk incorporaron materiales transparentes para equilibrar la estética grunge de lujo.

Para el look final de la colección, los asistentes fueron sorprendidos con el clásico vestido de novia de seda y gasa con joyas en los tirantes y el escote. El estilo contrastaba con el look de apertura del desfile, una chaqueta de tweed negra con botones de pedrería, demostrando los dos extremos de un espectro entre el que Viard navegó a lo largo de la colección.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de CHANEL (@chanelofficial)

DESCUBRE: Balmain debuta en la joyería con su colección ‘genderless’

Imágenes: Cortesía de las marcas.