Chopard celebra el amor propio con ‘Myself and My Happy Hearts’

Chopard: Myself and My Happy Hearts  

le soin noir

Mary Lizbeth Perez Guadarrama

My Happy Hearts nos recuerda que la intimidad es la mejor manera de celebrarnos a nosotros mismos.

Con la ambición de representar la importancia del amor propio, Chopard lanza My Happy Hearts, una colección que rinde homenaje al amor más íntimo de nuestras vidas. Como si de una confesión se tratará, la constelación de corazones que presenta la marca suiza se caracteriza por su sutileza, incorporando elementos que se han convertido en sinónimos de Chopard.

Compuesta por collares, pendientes, anillos y pulseras, esta colección es tanto un recordatorio de la intimidad del amor propio como una manifestación de la estética minimalista. My Happy Hearts honra los momentos en que estamos solos, en nuestra propia paz.

Convirtiéndose en la encarnación del less is more. El espacio alrededor de la joya crea una densidad magnífica de su propio aura, resaltando así una dirección estilística radical, pero a la vez chic. Pero también puede, gracias a su pequeño formato, disfrutar del juego del mix and match entre diferentes modelos y colores abriendo el abanico infinito de las combinaciones según el estado de ánimo, los atuendos o la fantasía de la época del año. Pensado como un regalo para uno mismo, My Happy Hearts es también un símbolo de independencia, tanto financiera como emocional, jugando con la naturaleza minimalista reflejando el diseño de las joyas como compañeras de vida, haciendo un recordatorio de afecto que solo podemos sentir y usar.

Esta colección está disponible en collares, pulseras de cadena, anillos y pendientes basados en el principio de un solo corazón. Hecho en oro ético rosa o blanco de 18 quilates, el corazón de cada joya en cornalina, en nácar o engastado con diamantes. Los anillos y los pendientes también están disponibles con un diamante móvil.

Todos los códigos icónicos de Chopard ofrecen un espectáculo tan vibrante como poderoso. El corazón, símbolo esencial de la Casa, que lo ha reinventado en una inigualable quintaesencia formal, ha sido rediseñado en formato mini, conservando la perfección formal de sus curvas. Un símbolo tranquilizador y pacífico lleno de dulzura que permite una creatividad ilimitada en la forma de llevar las distintas joyas de la colección.

Chopard nos dice que el amor más importante es el nuestro, y que no necesita ser público para sentirse, porque es en la intimidad donde florece. My Happy Hearts ya es una de las colecciones más exitosas de la marca suiza, demostrando que, como si fuera un amor prohibido, las confesiones de amor propio son más emocionantes cuando son secretas.

Fotografías: Cortesía de la marca.