Cover-lbeaute-febrero-2020-NB-miniatura

Skincare Issue – February 2020

5 errores comunes que cometemos al maquillarnos

Algunas de las prácticas comunes podrían estar derivando en equivocaciones de belleza. Te decimos cuáles son las más ordinarias. 

 

Lo sabemos, es fácil tener ciertos hábitos de belleza y pensar que estamos haciendo lo correcto para la piel. Sin embargo, existen algunos errores comunes a la hora de realizar estas prácticas a las que llamamos rutina. Te los enlistamos a continuación.

 

1. Elegir el tono erroneo de ‘blush’.

 

Escoger el ideal para ti es esencial. Al aplicarlo en toda la cara, existe el riesgo de literalmente «desconectar» la cara del cuello y hasta arruinar el tono de la base.

 

¿Cómo corregirlo? Si tienes la piel clara, amarilla u olivo, busca un producto con tonalidades en dorado. Si tienes a piel rosa, melocotón o roja, apuesta por los tonos terracota.

 

 

2. Aplicar incorrectamente el ‘blush’.

 

La clave para hacerlo correctamente es prestar especial atención a la brocha que usamos y observar su tamaño, forma y composición.

 

¿Cómo corregirlo? Si buscas aplicarlo en áreas más pequeñas como los ojos, usa una brocha pequeña y densa para mayor precisión. Al aplicarlo en toda la cara, prueba cepillos cónicos planos en lugar de los grandes y voluminosos. Otro secreto de los makeup artists es realizar movimientos amplios para lograr mayor cobertura.

 

 

3. Maquillar demasiado las cejas. 

 

Muchas veces por querer rellenar huecos o lograr mayor densidad, podemos llegar a trazar cejas demasiado cuadradas o en tonos demasiado profundos, perdiendo el efecto natural.

 

¿Cómo corregirlo? El primer paso es realizar un diseño de cejas con un experto para maximizar su forma natural. Además, peinarlas a diario ayuda a que el crecimiento sea más uniforme. Pero en lo que esto surte efecto, las puedes rellenar con diferentes lápices y productos para las cejas. Elige colores que sean uno o dos tonos más claros que tu pelo para que se vea más natural. Si sólo vas a comprar un producto, que sea un lápiz ya que es la forma más precisa para rellenar las cejas. Si sólo buscas una sombra discreta, utiliza polvos en vez de lápiz.

 

 

4. Usar la base incorrecta (en cantidad y textura).

 

Los expertos afirman que la base líquida es la más usada. Sin embargo, es necesario dedicar tiempo para buscar la adecuada para cada tipo de piel para evitar resequedad o exceso de grasa y brillo.

 

¿Cómo corregirlo? El objetivo al aplicar la base es unificar el tono de tu piel, así que enfócate en las zonas de la cara que realmente necesitan el producto. Por ejemplo, si en tu nariz el tono está unificado, pero también es un área que está seca y deshidratada, no apliques base en esta zona. Para controlar la cantidad, pon la base sobre tu mano y  aplícala en ligeros toques en las zonas específicas. Utiliza una brocha o una beauty blender para difuminar la base y extenderla de manera uniforme.

 

 

5. No recurrir al delineador de labios. 

 

Cuando hablamos de lipsticks de color, algunos de los fundamentos básicos son conocer tu tono de piel y aplicar delineador antes de la barra de labios. ¿La razón? Además de fijar el pigmento, ayuda a definir la forma de la boca y evita que el producto se corra.

 

Fotos: Imaxtree