¡Reducir tallas y perder grasa nunca había sido tan fácil!

Decirle adiós a los procedimientos quirúrgicos para eliminar esa grasa extra y llegar al peso deseado, nunca había sido tan fácil

La carboxihidrolipoclasia es un método no quirúrgico, menos invasivos que los que ya conocemos; ayuda a reducir medidas y grasa acumulada en zonas específicas del cuerpo. Consiste en la combinación de dos tratamientos: la Hidrolipoclasia y la Carboxiterapia.

La Carboxiterapia se basa en el uso terapéutico del CO2, en forma de gas por vía subcutánea. Este procedimiento ayuda a reducir problemas comunes en la piel como la celulitis y la grasa que se queda alojada en zonas específicas, rompiendo y destruyendo las células grasas. Entre sus muchos beneficios se encuentra lograr una rápida tonificación de la piel, mejorar la circulación y la eliminación de las estrías.

En sí la Hidrolipoclasia consiste en un tratamiento que remueve la grasa acumulada comúnmente en el abdomen, espalda , piernas, brazos y cadera por medio de una infiltración. No se puede realizar el tratamiento en el rostro o cuello. Se introducen soluciones en el tejido subdérmico, es decir, justo entre la piel y la grasa para eliminarla. Estas soluciones ayudan a bajar de peso rápidamente y de manera segura. Después de haber aplicado las soluciones, se realiza un ultrasonido durante alrededor de 20 minutos,  que activa la sustancia que se introdujo por medio de una reacción térmica, la cuál quema toda la grasa a su alrededor. Cada sesión dura alrededor de 40 minutos.

La grasa en sí se elimina mediante la orina, el sudor y el flujo sanguíneo. Es importante que al mismo tiempo que se lleve este tratamiento, se lleve una dieta balanceada, con el objetivo de no generar más grasa en el cuerpo. Para realizar este proceso, no es necesario aplicar anestesia, no causa dolor alguno. No tiene contraindicaciones.  Es ideal para aquellos que necesitan resultados rápidos y si efectos secundarios. Su duración depende el estilo de vida de cada persona, del ejercicio que realice y la dieta alimenticia que requiera para mantener la figura deseada.

No es recomendado para menores de 18 años, mujeres embarazadas y personas con alguna cirugía reciente, ya que podría alterar el proceso de cicatrización.

El tratamiento y cantidad de sesiones puede varias por cada persona. El plan ideal consiste en 3 sesiones cada semana, un ultrasonido térmico, termoterapia y una vacumoterapia. Estos consisten en eliminar la grasa, emparejar el tejido y moldear el cuerpo. Se recomienda realizarse de 6 a 8 sesiones para deshacerse de la mayoría de la grasa del cuerpo.

Este tratamiento es completamente correctivo, ya que se busca eliminar el exceso de grasa de los lugares no deseados, formar poco a poco el cuerpo deseado y conseguir resultados fácilmente. Recuerda que cualquier procedimiento para modificar el cuerpo tiene que ser realizado por un especialista.

¿Lo probarías?

Fotografías: Pinterest