¿Qué pasa en nuestra piel cuando nos bronceamos?

 

A todas nos encanta ponernos bajo el sol por horas para luego ver nuestra piel más morena y poder lucirla con nuestras prendas de verano pero, ¿por qué se oscurece nuestra piel y qué está pasando bajo ese color que tanto deseamos? ¡Aquí te lo decimos!

¿Qué son los rayos UV?

Los Rayos UV penetran más allá de la piel y afectan el ADN de las células, repercutiendo en su crecimiento y apariencia. Los rayos UVA son los más peligrosos ya que pueden atravesar el vidrio y afectan inmediatamente nuestra piel cuando nos ponemos bajo el sol. Los rayos UVB son filtrados por la capa de ozono y no atraviesan vidrios ni gafas solares, pero llegan a la piel cuando nos quedamos por tiempo prolongado bajo el sol y pueden provocar daños de quemadura como el enrojecimiento, las ampollas y el ardor.

¿Por qué nos bronceamos?

Para protegernos del daño de los rayos UV nuestra piel automáticamente produce melanina, la cual se encarga de generar el pigmento que ayuda como protector natural y trata de rechazar los daños del sol. O sea que cuando nos bronceamos, es nuestro cuerpo diciéndonos que los rayos lo están lastimando y se está tratando de proteger. Y probablemente necesita ayuda externa, como el uso del protector solar.

¿Por qué se pela la piel?

Cuando nuestra piel se pela después de un bronceado es porque ya existen demasiadas células muertas que la piel está tratando de reemplazar. Es otra forma del cuerpo para reparar el daño y regresar a la normalidad en corto plazo. Este proceso puede durar de una a dos semanas.

¿Puede provocar envejecimiento prematuro?

Aunque el cuerpo nos ayuda a recuperarse a corto plazo, los efectos a largo plazo son mucho más peligrosos. Cuando los rayos modifican el ADN de las células de la piel, ésta comienza a perder su elasticidad y comienza a arrugarse. Por eso las personas que se broncean constantemente sufren de envejecimiento prematuro.

¿Provoca cáncer?

Los daños más peligrosos al ADN de las células están en que éstas crezcan y se dividan rápidamente, generando tumores o lesiones cancerígenos. Cada año, más de 2 millones de personas son tratadas por cáncer de piel provocado por quemaduras del sol.

Para proteger nuestra piel de los daños del sol es importante aplicar protector solar de 50 SPF y reaplicar varias veces durante el día.