Los horrores que sufre tu piel cuando no te bañas después de hacer ejercicio

Nada mejor para la piel que una buena sweat session. Ayuda a eliminar toxinas, oxigena tus células y reduce el estrés que produce acné. Sin embargo, el sudor que generamos al hacer ejercicio también puede irritarte y si no te bañas al poco tiempo, puede tener consecuencias de miedo en tu piel.

 

Se acumulan bacterias

Además de ser las causantes de los temidos malos olores, las bacterias que se encuentran en el sudor, pueden ocasionar infecciones en la piel. Si después de ejercitarte ignoras la regadera frecuentemente, podrías desarrollar Dermatitis Neglecta. Esta condición se caracteriza por provocar manchas oscuras en la piel, causadas por la suciedad acumulada.

 

TIP: Si tienes prisa, aplica un poco de talco sobre tu piel para que absorba la humedad o carga con toallitas para mínimo limpiar la superficie. 

«Bacne» (Back +Acné)

¿Alguna vez has tenido granitos en la espalda o pecho? Pues si saliendo de tu clase de spinning únicamente lavas tu cara y luego sigues con tus tareas diarias hasta llegar a tu casa horas después, aparecerán más. El problema no es necesariamente el sudor, sino las bacterias y toxinas dentro de él que absorbe tu cuerpo al no bañarte justo después del workout.

 

TIP: Si sabes que no tendrás tiempo de ducharte después, asegúrate de cambiar tu sports bra y tu t-shirt. ¡Hará muchísima diferencia!

Quedarás salada (literalmente)

Por si no lo sabías, el sudor es básicamente agua salada. Esto pasa sobre todo en el verano por el calor, pero cuando dejas el sudor bastante tiempo sobre tu piel y éste se seca, se formará una capa o película de sal sobre la misma. Cuidado, porque esto te puede generar resequedad e irritaciones.