Dry Brushing; el mejor detox para renovar tu piel

El dry brushing o exfoliación en seco es el secreto para conseguir una piel suave, radiante y sana. El cepillado en seco es un ritual tradicional de la India, específicamente del Aryuveda. Su práctica ayuda al organismo a liberar toxinas, promueve la circulación y deja la piel suave. Es más eficiente que una exfoliación con agua porque al ser en seco, se eliminan más células muertas, reduce las celulitis, impulsa la regeneración celular y tonifica la piel.

A continuación te explicamos, paso por paso, lo que debes hacer para conseguir todos estos beneficios.

El cepillo

El dry brushing se debe hacer con un cepillo de madera, sobre la piel en seco, sin aplicar productos. Procura que las cerdas sean naturales y que el mango sea largo para poder cepillar la espalda. Te recomendamos lavar tu cepillo cada 2-3 semanas.

El método

Vas a cepillar tu cuerpo, con movimientos circulares, hacia arriba, empezando por los pies y las piernas, hasta las rodillas y los muslos. Después los brazos y luego la espalda y el torso. Puedes cepillar el cuello pero con cuidado, ya que la piel es más delicada en esta parte del cuerpo.

La rutina

Lo ideal es hacerlo todos los días, por la mañana, antes de meterte a la regadera. Si quieres obtener resultados efectivos, es importante que seas constante y que hagas tu ritual de dry brushing todos los días.

Los resultados

Para maximizar los resultados debes complementar esta técnica con productos. Si te cepillas por las mañanas, masajea tu piel con cremas anticelulíticas que contengan cafeína, un potente activo que ha demostrado eficacia al combatir la celulitis. Si prefieres hacer el dry brushing en las noches, aplica aceite de coco o manteca de karité después de bañarte. Estos productos son espesos pero eficaces para hidratar la piel.