¡Conoce tus lunares! Estas son las diferencias entre un lunar bueno y uno peligroso

Los lunares son super sexys siempre y cuando sepamos que no representan un riesgo para nuestra salud. El sol es un factor importante cuando hablamos de lunares ya que puede ser el causante de convertir un lunar en maligno, por eso recuerda ponerte bloqueador todos los días y prestar mayor atención a los lunares. Existen varias formas de saber si un lunar puede llegar a ser peligroso simplemente con verlo continuamente. Con esta guía aprenderás cómo deben lucir.

Contorno

Es importante que el lunar tenga una circunferencia simétrica, por eso los lunares circulares no representan ningún riesgo aparente.

Color

Un lunar sano debe ser del mismo color, si éste es de dos o más colores, lo más recomendable es acudir al médico.

Tamaño

Los lunares chiquitos casi no llaman la atención de los dermatólogos. Un lunar grande es considerado peligroso cuando pasa los 6 mm.

Cambios

A esto se refieren los doctores cuando dicen que hay que mantenerlos en revisión constante, ya que si un lunar cambia de color, tamaño o forma es un indicador de que puede haber melanoma. Si esto sucede, es importante ir al dermatólogo lo antes posible.

Sangre

Si notas sangrado en uno o más lunares debes revisarlo con un doctor ya que aunque sea un caso aislado, éste podría infectarse.

Dolor o picazón

Si un lunar molesta o produce comezón es posible que exista una irritación y haya que acudir al médico.