Por qué algunos perfumes provocan dolores de cabeza

¿Cuántas veces has ido de compras por un nuevo perfume y has empezado a sentir náuseas o dolores de cabeza al olerlos?

Probarte y oler nuevas fragancias puede hacer que te enamores de una y sea una nueva adición para tu colección. Pero un perfume puede saturarte y provocarte dolores de cabeza.

Mientras que ir de compras por una nueva esencia es algo increíble, debes saber por qué puede incrementar ciertos malestares y cómo evitarlos

1. Estás experimentado un overload sensorial

Hay varios factores que contribuyen a que te sientas abrumada por las fragancias y empiecen los malestares. Puedes experimentar dolores de cabeza debido a la saturación del olfato, o sí probaste alguna que tuviera un aroma intenso.

Si empiezas a marearte o sentirte mal, te sugerimos alejarte de la zona por unos momentos o aún salir por un poco de aire fresco. Después de unos minutos te sentirás más despejada.

Si eres propensa a migrañas o mareos, una buena opción sería preseleccionar tres fragancias y olerlas en los probadores. Si una no es de tu agrado, no tienes que pasar todo el día oliéndola y puedes tomarte más tiempo para decidir si es la correcta.

2. El perfume te recuerda a algo que no te gusta

El olfato es uno de los disparadores más potentes de la memoria. Cuando una fragancia nos recuerda a una persona que ya no está o una situación que nos trae malos recuerdos, es normal la producción de estrés.

Lo mejor que puedes hacer es identificar las notas del perfume que no te gustan y que te traen esos recuerdos, y evitarlas. Cuando estés en busca de uno nuevo, ya sabrás cuáles son las notas que van con tu personalidad y que te hacen sentir bien.

3. Las alergias pueden influir

Algunos malestares pueden ser a causa de una alergia que tal vez no sabías que tenías. Lee la etiqueta cuidadosamente para estar segura de que no eres alérgica a ninguno de los ingredientes. Los más comunes son como limoneno, geraniol y benzoato de bencilo, que también pueden causar una reacción alérgica en la piel.

Si alguno de los síntomas persiste, consúltalo con un profesional para que te diga qué ingredientes debes evitar. Habla con un experto en fragancias para que te recomiende algunas opciones.

4. El precio no es un factor

Existe la creencia de que un perfume más barato contiene ingredientes de menor calidad que son las causas de dolores de cabeza y mareos. Sin embargo, esto no es real.

Sin importar el precio, todos los perfumes deben de cumplir con las mismas regulaciones y requerimientos de fórmula para poder estar a la venta. Así que no te dejes llevar por esta idea, prueba y experimenta para que encuentres la ideal para ti.

Crédito de fotos: Josh Caudwell y oraclefox.com