Cuando Olivier Polge habló de Gabrielle Chanel

Memorias relatadas por medio de aromas. Nada puede describir mejor a la marca que esto y el perfumista francés lo sabe, por eso habla del trasfondo que envuelve a esta maravillosa colección olfativa: Les Eaux

No hay mejor manera de comprender el trasfondo de una creación que cuando el propio autor se dispone a darle un nuevo significado a sus palabras. Es así como la voz de Olivier Polge nos lleva de la mano por un intenso viaje al mundo de Les Eaux de Chanel, y es que no hace falta tomar un tren para viajar cuando estas tres nuevas fragancias evocan una aventura que va más allá de las fronteras físicas. «La idea era combinar Paris, el epicentro de las creación de fragancias de Chanel, con otros destinos favoritos de Gabrielle y así crear fragancias que te transportaran; viajes imaginarios, de esos que emprendes en cuanto cierras los ojos», explica Polge.

Y es que no se trata de hablar del destino como tal, sino más bien lo que evoca este lugar, partiendo de la base de un eau de cologne y continuando sobre el camino de la ciudad elegida para imprimir en la fragancia un sello distintivo; una tarea que solo una nariz como Polge podría lograr. Entonces ¿qué evoca cada uno de estos destinos para el perfumista?

Paris-Deauville

«Es una ciudad que se encuentra entre la tierra y el mar, donde la naturaleza prevalece. Aunque Deauville es un pueblo costero, lo comparo con un soplo de aire fresco en medio de un paisaje verde; de ahí nace la idea de una frescura con toques amaderados «, explica el creador de esta mezcla de albahaca y cítricos.

Paris-Biarritz

«Se trata de una ciudad vibrante en el suroeste de Francia, donde se puede sentir el poder de las olas y la frescura del viento. Biarritz me inspira esta vitalidad. Esta fragancia es una composición que refleja este espiritu dinámico y estimulante».

Paris-Venise

«Es la puerta al Oriente con una atmósfera suave y envolvente. Todos sabemos que Gabrielle Chanel desarrollo su amor por el estilo Barroco y Bizantino en esa ciudad. Probablemte sea la más urbana de las tres», comenta sobre la fragancia.

 

Sobre el tiempo que s tardó en desarrollarlas explica que comenzó a trabajar en las composiciones desde hace un año, pero la creación como tal, tomó entre seis y nueve meses. «Trabajé en las tres fragancias al mismo tiempo, para poder situar a cada una en su propio territorio desde un inicio. Creo que Paris-Venise fue la que terminé primero».

Y ¿por qué tres? «Este es el número perfecto para hablar de una colección. Permite a todos encontrar el camino para utilizar las fragancias», finaliza el autor de esta maravillosa colección.

 

Fotografías: Cortesía de la marca