Waist Training: la manera no tan nueva de marcar tu cintura

El corset hace su aparición desde el siglo XVI, aunque se popularizó en la época Victoriana. La forma de reloj de arena, era un must para las mujeres. El cuerpo deseado acentuaba los hombros y la cadera, pero la cintura tenía que verse diminuta, incluso llegaron a ser tan apretados, que la salud de las mujeres comenzó a verse afectada. 

 

 

Pero ahora la historia es otra, celebs como las Kardashian, Ciara y Jessica Alba le han dado su voto de confianza a las fajas tipo corset que modifican el cuerpo para lograr una cintura mucho más acentuada. Aquí te decimos si sirven y qué tan buenas son para la salud.

 

¿Cómo se usa?

La manera correcta de hacerlo es usando una faja con varas de acero que cada vez deberá apretarse más, conforme se va reduciendo esa área. La primera vez que la uses, debes hacerlo entre 1 hora y media a 2 horas. Poco a poco deberás aumentar el tiempo hasta usarla de 6 a 8 horas al día en las primeras dos semanas de uso. La clave es ser gradual y, si lo necesitas, toma un día de descanso.

¿Tiene resultados?

El waist training sí funciona, pero al igual que cuando trabajas tus músculos, si no eres constante todo regresará a su estado natural.

 

¿Cuáles son los beneficios?

Han ayudado a mujeres a regresar más rápidamente al cuerpo que tenían antes de tener un bebé. Por supuesto, acentúan la cintura dando un look más curvilíneo y un aspecto más esbelto.

Sin duda, son una manera que darse un boost de seguridad, sobre todo para las new moms.

Waist Training Corset de Verddun (109 dólares).

¿Cuáles son los riesgos?

Si aprietas demasiado la faja, puede causar molestias, dolor, interferir con la respiración y causar acidez estomacal ya que se empuja el estómago contra el diafragma y eso ocasiona reflujo. Cuando aparecen estos síntomas, es señal de que la faja tiene ir menos apretada o quitarse por completo.