Cover-lbeaute-agosto-2019-246x300

Spring-Summer 2019

Sé parte de nuestra comunidad

El secreto para perder los kilos después del bebé

Aumentar de peso durante el embarazo es totalmente normal. Y una vez que nace el bebé, no hay tiempo para nada, cosa que no ayuda si quieres bajar esos kilos que traes encima.
El cuerpo de cada mujer es diferente y el peso incrementado varía durante el periodo de gestación, así que el tiempo que toma bajarlo también es subjetivo. Sin embargo, si sigues estos tips verás una diferencia enorme, sobre todo con esos últimos kilos, que son los más difíciles de bajar.

 

Si puedes, opta por amamantar.

Podrías estar quemando entre 800 y 1000 calorías diarias sólo por alimentar a tu bebé ya que, producir leche requiere de mucha energía. Además, ayuda a liberar hormonas que reducen el tamaño de tu útero.

Pero, necesitarás alimentarte adecuadamente justo por este esfuerzo tan grande que está haciendo tu cuerpo, y eso nos lleva al segundo tip.

 

Cuida lo que comes.

Deberías estar consumiendo calorías extras si estás dándole pecho a tu bebé, pero es importante no abusar y bajar la cantidad cuando dejes de amamantar. Verás que tu apetito baja naturalmente, ¡pero tenlo en mente!

Evita las dietas de choque. Acabas de crear un ser humano y tu cuerpo se está acoplando. La clave es consumir alimentos ricos en nutrientes y consultar a un especialista que te guíe y te dé un plan alimenticio.

¡Muévete!

Estarás cansada, probablemente durmiendo pocas horas y tendrás menos tiempo. Aún así, encuentra algunas horas a la semana para sudar. Es importante que te haya dado el visto bueno tu doctor, pero si puedes hacer ejercicio no dejes pasar la oportunidad y olvídate de las excusas.

Saca a caminar a tu bebé, haz yoga… no importa qué sea, ¡pero muévete!

Hidrátate el doble.

Has oído millones de veces que tomar agua ayuda a bajar de peso, y es verdad. Puede que estés reteniendo líquidos pero eso no significa que deberías bajarle a tu hidratación. De hecho, por el contrario. Prueba jugos, lleva contigo una botella de agua, disfruta de tés y si puedes evita el café.

 

No te desmotives.

No te preocupes si no entras en tu ropa después de un mes de dar a luz. Estas cosas toman tiempo. La clave es ser positiva, constante y tener la disposición de hacer un esfuerzo.