¿Qué comer antes de hacer ejercicio?

Lo que comes antes y después de un entrenamiento sí es importante ya que lo que elijas le permitirá a tu cuerpo prepararse y después recuperarse del esfuerzo, para desarrollar masa muscular y perder grasa.

 

Cuando pensamos en ejercicio, lo primero que nos viene a la mente son los pants, un sports bra, tenis y audífonos. Pero en realidad, estamos olvidando un elemento crucial para maximizar cualquier rutina: la comida.

 

¿Qué comer antes de hacer ejercicio?

 

Tu elección te permitirá tener mayor rendimiento y aprovechar al máximo cada minuto de entrenamiento. No comer lo suficiente antes, puede provocar mareos, aturdimiento, náuseas o letargo. Además de que aumenta la propensión a lastimarte. Incluso si nada de esto sucede, saltarse los alimentos previos puede afectar negativamente el rendimiento. Existen algunas razones que te motivarán a despertarte a preparar un snack –aunque sean las 6:00 am–.

 

1. Sí existen los carbohidratos buenos. 

 

Carbohidratos = energía. Cuando los comemos, estas biomoléculas compuestas por carbono, hidrógeno y oxígeno se descomponen en glucosa y entran a nuestras células para convertirse en el combustible que el cuerpo necesita. Comerlos antes de hacer ejercicio, le permitirá a tu organismo tener reservas de glucógeno. Lo ideal es comer comer carbohidratos simples porque se digieren rápidamente y proporcionan energía rápidamente. Algunos ejemplos son una pieza de fruta, avena, yogur griego, frutos secos o tostadas de arroz.

 

 

 

2. Las proteínas son esenciales. 

 

Además de los carbohidratos, es indispensable consumir un poco de proteína. Esto ayudará a reparar las pequeñas lesiones en tus músculos ocasionadas por el esfuerzo físico. Algunos ejemplos de buenas fuentes de proteínas para comer antes de un entrenamiento son las nueces, el yogur griego, pechuga de pavo, huevo o leche.

 

 

3. Sí importa cuándo comas.

 

Según los expertos, el momento ideal para comer es entre 30 minutos y una hora antes de tu entrenamiento. Sin embargo, es posible ir descubriendo qué es lo que mejor le funciona a tu cuerpo.

 

 

4. ¡Hidrátate! 

 

Tomar agua de 2 a 3 horas antes del ejercicio y 1 vaso de 10 a 20 minutos antes de hacer ejercicio, es básico para mantener la hidratación durante toda la sesión y así evitar ingerir mucho líquido durante el entrenamiento.

 

Fotografías: Istock – Pexels