Cover-lbeaute-agosto-2019-246x300

Spring-Summer 2019

Sé parte de nuestra comunidad

Cómo mantenerte en forma de viaje

Ya sea que estés de vacaciones con tu familia, tus amigos o por el trabajo, seguir con tu rutina de fitness durante un viaje puede ser un reto. Sin embargo, viajar no significa que todo tu esfuerzo por mantenerte en forma se desperdicie. Existen varias maneras de hacer ejercicio on the go, así que sigue leyendo para descubrir cuáles son.

Clases grupales

Antes de viajar, investiga en internet qué clases de fitness hay en la ciudad que vas visitar. Puedes buscar estudios de yoga, pilates o spinning y acudir a una clase de prueba o pagar esa clase suelta. Es una gran opción para mantenerte en forma y conocer más maneras de hacer ejercicio. Puedes reservar en línea por adelantado y así no tendrás excusa para no ir.

Estiramientos

Viajar en avión o en coche puede ser muy incómodo, sobretodo para la espalda. Si haces rutinas de estiramiento por las mañanas, disminuyes el dolor e incrementas tu flexibilidad. Sólo necesitas despertarte 15 minutos antes y realizar stretches en tu habitación. Te sentirás mucho mejor pues estás oxigenando al cuerpo y aliviando tensión en los músculos y espalda.

Walking tours

Existen varias compañías que ofrecen walking tours del destino que estás visitando. Esta es una gran opción para conocer los spots más importantes, darte una idea de la ciudad, recibir recomendaciones del guía y para fines de fitness, estás caminando y quemando calorías extra sin darte cuenta.

Ligas de resistencia

Si tu hotel no cuenta con un gimnasio, no te preocupes. Puedes llevar una liga de resistencia en la maleta ya que no ocupa espacio y es excelente herramienta para hacer ejercicio. Sólo necesitas espacio en tu habitación y estás lista para armar una rutina de 15-20 minutos con movimientos de resistencia. Te recomendamos esta guía de ToneItUp.

Elige las escaleras

A veces se nos olvida que la actividad física puede ser tan sencilla como subir las escaleras. Pequeños cambios como elegir las escaleras en vez del elevador nos ayudan a mantener al sistema cardiovascular y quemar más calorías.