Grasas buenas vs. grasas malas

Cuando hablamos de dietas, solemos generalizar cuando hablamos de las grasas y suponemos que para bajar de peso, es necesario eliminarlas por completo. Sion embargo, hemos estado viviendo en el error, ya que los ácidos grasos son una parte esencial para la salud de nuestro cuerpo

Químicamente hablando, las grasas son compuestos formados por carbono, hidrógeno y oxígeno y su función principal es brindarle energía al organismo y están compuestas por moléculas de triglicéridos que a su vez están formadas por ácidos grasos. Años atrás, eran consumidas en grandes cantidades debido a que se creía que solo así se obtendría energía, pero tiempo después, los científicos descubrieron que existen diferentes tipos de grasas y que no todas son buenas para el organismo pero si necesarias.

Las diferentes tipos de grasas tienen efectos únicos en el cuerpo y muchas de éstas son necesarias para que nuestro organismo funcione de manera correcta y se clasifican de la siguiente manera:

  • GRASAS INSATURADAS = GRASAS BUENAS

A diferencia de las grasas saturadas, las insaturadas tienen dobles enlaces químicos lo que las convierte en un elemento que ayuda al cuidado del corazón y se dividen en poliinsaturadas y monoinsaturadas.

Las primeras son esenciales para el organismo y se encuentran en alimentos que contienen Omega 3, como pescados y mariscos, y Omega 6 que se puede encontrar en nueces, almendras, aceite de maíz, entre otros y las segundas se encuentran en aceites (oliva y nabina), en frutos secos, aguacate, nueces y almendras.

  • GRASAS SATURADAS = GRASAS MALAS

Las grasas saturadas y grasas trans pueden provocar que los niveles de colesterol en nuestro cuerpo aumenten causando problemas cardiovasculares. Estas se encuentran en alimentos procesados, snacks, quesos grasos, embutidos, leche entera, mantequilla, entre otros.

Como podemos ver, las grasas insaturadas aparte de ser buenas, son esenciales para el organismo y eliminarlas por completo dentro de una dieta podría causarte serios problemas en el cuerpo. Es importante aprender a diferenciar entre las grasas buenas y las malas y una ves que entiendas los pros y los contras acerca de ellas, podrás comenzar a tomar mejores desiciones al momento de comenzar un plan de alimentación.

Recuerda que todo en exceso es malo, pero también, la falta de cualquier tipo de alimento podría ser perjudicial para tu cuerpo. Escoge siempre grasas buenas, ya que seguir estas pautas podrían ayudarte a controlar diferentes riesgos como enfermedades cardiacas y de peso y prolongarán de alguna manera tu vida, mejorarán tu cuerpo y también tu salud.

Fotografías: Pinterest