‘Foam rolling’: qué es y cómo beneficia tu rutina de ejercicio

Sabemos que para mantener un cuerpo tonificado es necesario hacer ejercicio y llevar una dieta saludable. Sin embargo, existen detalles que podemos implementar a nuestra rutina para lograr resultados increíbles. Uno de estos trucos es el ‘foam rolling’.

Se trata de un roller o rodillo de espuma que se utiliza para masajear el cuerpo otorgando una larga lista de beneficios y que a la larga también ayuda a reducir medidas.

Beneficios

  • Aumenta la circulación de la sangre y facilita el flujo de oxígeno en el cuerpo durante tus workouts, lubricando el tejido muscular para que la piel luzca joven y los músculos tonificados.
  • Ayuda a aliviar la tensión muscular, especialmente después de un entrenamiento intenso. Puedes controlar la presión que aplicas en diferentes puntos del cuerpo, concentrándote en las áreas que más te duelen y que necesitan liberar más estrés.
  • Ayuda a regenerar, hidratar y suavizar la piel, eliminando exceso de grasa, hinchazón y volumen en ciertas puntos del cuerpo. También acelera la recuperación del cuerpo después del ejercicio, ya que lo relaja y alivia el dolor.
  • Aumenta la flexibilidad y la longitud de los músculos, creando un cuerpo tipo pilates o ballet, emulando los movimientos que te dan músculos alargados y definidos. También mejora tu postura, porque sus movimientos estiran al cuerpo, alivian contracturas y dolores de espalda.
  • Estimula el sistema linfático y lo ayuda a desintoxicar el cuerpo, eliminando las toxinas en la piel y los músculos, reduciendo la apariencia de celulitis y evitando la hinchazón, sobretodo en la parte del abdomen.

¿Cuándo debo hacerlo?

Lo ideal es al menos tres veces por semana, después de tu rutina de ejercicio y acompañado de tu estiramiento final. También puedes hacerlo como parte del calentamiento, ya que sus movimientos calientan al cuerpo y lo preparan para el entrenamiento.

¿Cómo funciona?

El rodillo sirve para hacer movimientos que alivien tensión muscular. Los más comunes son:

Piernas
Recárgate sobre el roller y usa el peso de tu cuerpo para rodar hacia delante y hacia atrás. Trata de no apoyarte en tus brazos para que tu cuerpo se relaje sobre el rodillo.

Espalda
Siéntate en el piso con el foam roller en tu espalda baja, apoyándote en las manos para mantener el equilibrio. Mete el ombligo y con cuidado, mueve tus rodillas para rodar el roller hacia la espalda alta, justo debajo de tus hombros. Repite el movimiento para masajear la espalda.

Glúteos
Siéntate sobre el rodillo, cruza tu pierna derecha sobre la rodilla izquierda y rueda sobre el roller para estirar el glúteo y la cadera. Repite varias veces y después haz lo mismo con el otro lado.

Fotografías: Women’s Health Mag