Cover-lbeaute-agosto-2019-246x300

Spring-Summer 2019

Sé parte de nuestra comunidad

El A,B,C de una etiqueta nutricional

Existen muchos productos que prometen ser orgánicos o bajos en calorías, pero antes de correr a comprarlos es importante saber realmente de que están hechos

Una buena nutrición, es esencial en la vida de cualquier ser humano y por eso, aprender a leer la etiqueta de información nutricional te ayudará a tomar buenas desiciones al respecto.

Generalmente nos dejamos engañar cuando vemos que un producto dice glutten free, «sin azucar» o «bajo en calorías» y al instante, sin importar el precio, es lo primero que compramos, pero no nos damos cuenta de lo engañosas que pueden ser las etiquetas, por eso, hacer una radiografía de su valor nutricional resulta básico.

Recuerda: Toda la información que aparece en la etiqueta se refiere a una sola porción.

El primer punto en el que te debes de fijar al escoger un alimento, es en el tamaño de la porción por envase, ya que ahí explica cuantas porciones incluye el paquete. Siempre puede tener más de una, por lo que es importante no dejarte llevar por las calorías que aparecen, ya que se refieren a una sola porción cuando el paquete puede tener más.

Las calorías por producto son la suma de todos los carbohidratos, grasas y proteinas, por lo que si el empaque dice que tu alimento únicamente contiene 100 kcal, probablemente todo lo ‘malo’ podría estar en la grasa saturada.

En el porcentaje de valor diario se encuentra de que manera la grasa, las proteínas, las vitaminas, los minerales y los carbohidratos aportan al total de lo que comes en un día. Estos se basan en una dieta de 2,000 calorías. Siempre es mejor escoger aquellos que son altos en nutrientes, ya que son mejores para la salud. Un 5% significa que es bajo en nutrientes, pero si tiene 20% o más, es alto.

La grasa total se presenta en gramos, es importante fijarte que el producto no contenga ni grasa saturada ni grasa trans o por lo menos, que este porcentaje sea bajo.

El porcentaje de sodio también es básico, ya que tanto excederse como también estar por debajo de lo recomendado puede significar riesgos para la salud. Si tiene menos de 140mg, el porcentaje es bajo y si tiene 400 mg o más, es alto.

En los carbohidratos totales, puedes encontrar la cantidad total de azúcar que contiene tu producto, puede ser añadida o natural. Aquí también se ve reflejada la fibra del producto; si tiene más de 2.5 gramos por porción, es una buena cantidad.

Dentro de la lista de ingredientes, podrás ver de que esta realmente hecho tu producto. Enfócate en cada uno de ellos en caso de no poder ingerir alguno de ellos.

Ahora que ya sabes, analiza los productos y lleva una alimentación balanceada y más saludable.

 

Fotografías: Pinterest