¡No dejes que el frío te incomode, protégete contra él!

¿Has escuchado la expresión “el frío quema”? Pues, no solo es verdad que te quema la dermis, sino que tiene muchos otros efectos que no resultan del todo positivos; por ejemplo, labios partidos y manos resecas. Claro, se pueden evitar si se toman ciertas medidas de precaución. Aquí enlistamos algunas, para que puedas disfrutar de las bajas temperaturas sin miedo a que tu piel se lastime.

Limpia tu cara

Un paso importante para proteger tu rostro, es retirar las células muertas de la piel todos días, lavando la cara diariamente y exfoliando dos veces por semana.Es fundamental mantener bien hidratada la piel pues de esta manera mantienes un aspecto más joven, sano y reluciente; ya que el frío provoca que la piel se llegue a ver áspera y desgastada.

Humectar diariamente

Tanto la cara, como las manos y las piernas, son muy propensos a padecer resequedad, sobre todo en temperaturas bajas. Por eso hay que humectarlos todos los días, ya sea con crema o con cualquier producto hidratante. Se logran mejores resultados si se aplica sobre la piel después del baño, para que de esa manera la crema ayude a capturar la humedad en la superficie.

Protégete contra el vieto

De estar expuesta a climas airosos, intenta cubrirte la cara para evitar que se queme con el frío pues exponer la dermis a temperaturas extremadamente bajas provocan en la piel efectos similares a las de una quemadura. Por otro lado, aplica constantemente bálsamo en los labios para evitar que se partan.

¡Hidrátate!

Procura tomar mucha agua durante el día y evitar que la temperatura ambiente del cuarto exceda los 22 grados centígrados. Usa protector solar que sea SPF 50+ en la cara, ya que a pesar de que estés en la nieve, el sol sigue en contacto directo con tu piel.

Si sigues estos consejos, no tienes por qué preocuparte de que se dañe tu piel en climas fríos

 

 

Fotografías: Pinterest