Facial vampiro: El tratamiento para la piel que debes conocer

No tiene nada que ver con Halloween, aunque bien podrías ir a una fiesta de disfraces en pleno facial vampiro y nadie te diría nada.

Seguramente, te has topado con la foto de alguna celebridad (Kim Kardashian, obvio) con el rostro salpicado de sangre. Y no, no es la escena de un crimen o de una película de terror, sino una tendencia de belleza que se volvió viral pero de la que se saben pocos detalles: el facial vampiro.

A decir de la reconocida dermatóloga Ava Shamban, quien tiene entre sus clientes a modelos como Bar Refaeli, este tratamiento combina las bondades de la microdermoabrasión con la aplicación de un suero especial derivado de la sangre que contiene plaquetas.

Dichas plaquetas contienen altos niveles de factores de crecimiento que, al contacto con la piel, estimulan la regeneración celular. En pocas palabras, el facial vampiro es como un boost de energía para tu rostro que se obtiene de tu propia sangre.

¿CÓMO LO HACEN?

Aunque no está identificado como un tratamiento doloroso, sí debe tomarse una pequeña muestra de sangre del paciente, la cual se colocará en una máquina centrífuga para aislar las plaquetas. Antes de colocar este suero en el rostro, se realiza una microdermoabrasión para remover las capas superficiales de la piel y permitir que ésta absorba mejor los nutrientes.

¿ES ADECUADO PARA CUALQUIERA?

Cualquier persona que desee tratar arrugas prematuras, altos niveles de daño solar o, simplemente, mejorar el tono y la elasticidad de la piel es candidata a un facial vampiro. La única restricción es con quien tenga una historial de enfermedades en la sangre, incluidos problemas de coagulación o hemorragias.

¿CUÁNTO CUESTA?

El precio varía dependiendo del médico dermatólogo, pero puede alcanzar hasta los mil dólares. Además, el paciente debe tomar en cuenta que muy probablemente necesite de más de una sesión para alcanzar los mejores resultados.

¿Te animas por un facial vampiro?