5 editoras prueban los productos de la línea ‘Immortelle Divine’ de L’Occitane

 

“Me declaro fan total del tratamiento de contorno de ojos Immortelle Divine de L’Occitane. La textura en gel es deliciosa, ligera pero muy hidratante. Es increíble cómo la aplicas e inmediatamente sientes su efecto alisado. Con los días de uso, noté como disminuyeron considerablemente las ojeras y las mini bolsas debajo de mis ojos de desinflaron por completo. Lo que más me gusta es que su ingrediente principal es el aceite orgánico de la flor Immortelle, que dura fresca y divina por muchos tiempo ¡Justo lo que siento que hace con la delicada piel alrededor de mis ojos! Definitivamente un gran tratamiento para quienes buscan reducir líneas de expresión e iluminar la mirada con ingredientes naturales y orgánicos. ¡Todo un must para las #beautyjunkies

 

 

 

«Cuando me invitaron a probar este aceite me fascinó la idea porque siempre me han dicho las expertas en el cuidado de la piel que huya de cualquier producto oil free, ya que mi piel tiende un poco a la resequedad, así que “me dieron en mi mero mole” como dicen.  De entrada la experiencia de recibir la cajita dorada llena de pequeñas ampolletas divididas por semana, ya me parece deliciosa. Pero eso no es nada comparado con el momento en que inicias el tratamiento. Te miras al espejo, lo aplicas,  y tu piel te lo agradece. Ves cómo se absorbe poco a poco, pareciera que tu cara estaba esperando por ella. Como en cualquier tratamiento de belleza la constancia es el arma secreta. Este es de 28 días y lo he cumplido a pies juntillas. Siento que mi piel se ve más brillante, pero no grasosa, sino saludable. Lo ideal es que sea el primer producto que te apliques después de tu tónico. Pruébalo, estoy segura que te gustará».

 

 

 

«Una parte básica de mi rutina de belleza diaria (y espero que también de la tuya) es lavarme la cara. Pero para mi es muy importante que además de eliminar la suciedad, mi piel quede suave por lo que no me aplico cualquier producto. Llevo más de 20 días usando por la mañana y por la noche Divine Foaming Cleansing Cream y definitivamente me encanta, pues me gusta mucho como queda mi carita.

Por la mañana la uso en la regadera, pongo un poco de producto, pues no es necesario usar grandes cantidades. Al mezclarlo con un poco de agua queda una espuma ligera. Al compararlo con otros productos la ventaja que tiene la espuma de limpieza Divine es que al contacto con la piel sientes cómo se humecta al instante, te olvidas de la sensación tirante que tienen algunos otros limpiadores. Además, sus ingredientes trabajan efectivamente sobre la piel sin irritarla ni secarla.

Lo que hace único a Divine Foaming Cleansing Cream es su ingrediente estrella: el aceite esencial de la flor Inmortelle, conocida en México como siempre viva. Esta florecita amarilla estimula la producción de colágeno y elastina, por lo que es rica en antioxidantes y tiene propiedades anti envejecimiento. Así que además de retirar impurezas combate los signos que aparecen con el paso del tiempo y revitaliza la piel.

Todas las noches, después de desmaquillarme uso esta espuma de limpieza y eliminó el resto de maquillaje e impurezas. Mi piel queda libre de los contaminantes que atacaron a mi rostro durante el día. Mientras queda suave y lista para continuar con mi ritual de belleza, en donde aplico el suero, la crema noche, junto con la del contorno de ojos».

  

«Una de las cosas que más me gusta hacer para cuidar y mantener la juventud de mi rostro, es aplicarme mascarillas faciales. Por eso, cuando L’Beauté me invitó a probar la Immortelle Mascarilla Divine de la línea Divine Immortelle de L’Occitane, fui muuuy feliz. Llevo usándola durante casi un mes, en donde la he aplicado 8 veces como mascarilla, y como crema facial durante todo el proceso (sigue leyendo y verás porqué hice esto).

¡Como mascarilla me encantó! Su textura es la ideal para mi, espesa y muy suave; mientras más rica sea la consistencia, mejor, porque siento que estoy consintiendo y dándole más confort a mi piel. Otra cosa súper importante que hay que recordar, es que para obtener resultado de spa, todos los tratamientos faciales, ya sean sueros, cremas, contornos de ojos y mascarillas, deben incluir un masaje de aplicación. Sí, claro que los tratamientos sirven aunque te lo esparzas así como si nada, pero si la aplicación lleva movimientos conscientes para promover la circulación, lograr un mini drenaje linfático y aumentar la oxigenación, obtendrás mucho mejores resultados. ¡Te lo aseguro! Y claro que L’Occitante lo sabe, por eso añadió un aplicador de masaje (de metal, lo que conserva una temperatura fría ideal para estos casos), para los resultados profesionales que todas queremos, pero desde nuestra casa. Lo que yo hice es aplicar una capa gruesa de la mascarilla por todo mi rostro abarcado el cuello. Empecé los movimientos en el mentón, haciéndolos siempre de manera ascendente con ligera presión subiendo hasta la sien (abarcando toda la piel por debajo del pómulo). Por encima del pómulo, cambié dando ligeras presiones, igual llegando hasta a la sien, esto para crear un mini drenaje linfático alrededor de los ojos. Para la frente, un sólo trazo empezando en el entrecejo y terminaba en la sien, desde la ceja subiendo hasta crecimiento del pelo. Para el cuello, los movimientos empiezan en el mentón, recorriendo la mandíbula y bajando.

Toda esta experiencia de aplicación y de crear un gestual, me gustó mucho porque sentía que mi tratamiento casero estaba teniendo un upgrade profesional, y los resultados, cabe destacar, son notorios. Cuando la aplicación es la correcta y los movimientos promueven la respiración y el drenaje de la piel, definitivamente ésta luce mil veces mejor.

Otro gran beneficio es que esta mascarilla sirve, a su vez, como crema hidratante diaria, sólo hay que aplicar una capa delgada con movimientos suaves y ligeras presiones sobre todo el rostro y siempre en movimientos ascendentes; no necesitas retirar. Por eso la podía usar todos los días, haciendo que la constancia de sus ingredientes en mi piel, fueran más evidentes».

 

 

«El aceite de Juventud Divino no es solamente uno de los productos estrellas de la línea Immortelle Divine, sino de esta temporada. En cuanto comencé a probarlo hace 25 días, inmediatamente noté mi piel más firme y sobre todo más hidratada. Al ser un producto hecho a base de aceites 100% naturales, la textura es ligera y sobre todo sedosa y el aroma es sutil pero a la vez elegante. Durante estas semanas lo he aplicado tanto de día (antes de mi crema hidratante) como de noche (después de haber limpiando mi cara y antes de mi crema nocturna) y realmente he notado un cutis más luminoso, liso y una arruga marcada que tenía en la ceja se ha ido difuminando considerablemente.

Muchas mujeres tienen la percepción de que los aceites te dejarán la piel grasosa y este tratamiento es la prueba perfecta de que no es así. Al aplicar el aceite, el PH del cutis se equilibra, por lo que si tienes la piel grasosa se elimina el sebo y si tienes la piel deshidratada se nutre e inmediatamente se vuelve más saludable. Es importante aplicarlo en cara, cuello y no olvidar el escote».