La psicología detrás de un corte de pelo

Generalmente agendamos un corte de pelo por dos razones 1) Por fin reconociste que tus puntas parecen paja seca y ya no hay forma de peinarlas ni ocultarlas, o 2) Ha sucedido algo importante en tu vida y necesitas un corte que marque el inicio o el cierre de una etapa

Tomando en cuenta la segunda de las razones, el pelo es uno de los atributos que más nos definen, físicamente influye para destacar nuestros rasgos faciales, y emocionalmente es una herramienta que nos permite decirle al mundo quiénes somos sin tener que decir una palabra. La forma en que cuidamos, peinamos y cortamos nuestro pelo impacta directamente en nuestras emociones, es una de las cosas que podemos cambiar fácilmente para sentirnos mejor,  de acuerdo a la psicóloga Vivian Miller, quien se especializa en el impacto de la belleza en la psicología de la mujer.

 

Los investigadores del Centro L’Oréal-Recherche en Francia descubrieron que las mujeres que acababan de obtener un nuevo corte, reportaron más alegría, confianza y menos estrés en comparación con cómo se sentían antes de llegar al salón, pasa lo contrario cuando estámos teniendo un bad hair day, ya que disminuye nuestra confianza y nuestro mood se ve afectado.

La razón para cambiar de look puede ser desde empezar un nuevo trabajo, el fin de una relación, o las ganas de reinventarte y romper con la rutina. No tengas miedo de realizar un cambio que te pueda sacar de tu zona de confort, comentalo con tu estilista para revisar que opciones quedan con tu forma de cara y estilo de vida. Una vez que lo hayas hecho, disfruta y luce tu nuevo look con todo el orgullo del mundo, después de todo en unos meses tu pelo crecerá y podrás cambiarlo de nuevo. Atrévete a cambiar tu look y libérate para ser la mejor versión de ti misma!