Categories

Conrad Punta Mita: 72 horas en la costa de Nayarit

Conrad Punta Mita: 72 horas en la costa de Nayarit

Conrad Punta Mita:
72 horas en la costa
de Nayarit

le soin noir

Sofía Zuckermann

Visitamos el emblemático hotel Conrad Punta Mita, lugar donde disfrutamos de maravilllosas comidas, cocteles, pero sobre todo del icónico spa. Aquí, encontrarás los mejores faciales, masajes y experiencias de bienestar diseñadas para reparar, recargar e inspirar el cuerpo y la mente. Un destino perfecto para llenarte de energia y disfrute.

A menos de dos horas de la Ciudad de México (en avión), llegamos a Puerto Vallarta, de ahí nos encaminamos a Punta Mita y 40 minutos después llegamos al majesuoso
hotel Conrad, nuestro hogar para los próximos 3 días.

72 horas en Conrad Punta Mita

24hrs

Al llegar al Conrad, el staff nos recibió con unas exquisitas mezcalinas de jamaica, mientras nos encaminamos a nuestro cuarto: una suite con vista al mar equipada con todo lo que necesitas para no salir de tu habitación en toda la vacación, (si es lo que deseas) jacuzzi, camastros, una terraza increíble, televisión, tina y una cama tamaño king.

La tarde la usamos para descansar, desempacar y conectar con el momento, ya que en la noche teníamos agendanda una cena especial con el chef Germán Ghelfi en el restaurante Mezquite.

El experto culinario nos tenía preparada una mesa especial con vista al mar y un millón de exquisitos platillos que probar, desde empanadas, tartar de atún, ostiones, pescados zarandeados e infinitos platillos preparados tradiconalmente, hasta un gran corte que se derretía en la boca. “Se nota que es argentino, ya que la especialidad fue la carne”, comentamos los editores invitados al viaje.

48 hrs

A un lado del lobby está ubicado el Conrad Spa, un oasis de wellness que sí o sí tienes que conocer. Este santuario cuenta con gimnasio, salón de belleza, tinas de aguas termales, un centro de relajación, cabinas de masajes y faciales externas e internas, sauna y si fuera poca, un temazcal; todas estas opciones interminables prometen renovarte en un dos por tres.

El deep tissue massage, fue lo que seleccioné del extenso menú de tratamientos. La masajista me llevó a mi cabina en el exterior -que similaba estar dentro de las raíces de un árbol.- Este masaje deshizo todos mis nudos y mal estares, dejándome lista para disfrutar del resto del día.

Por la tarde regresamos al restaurante de la playa para vivir una experiencia llamada Zarandeado, donde podríamos ver toda la preparación de los pescados y mariscos que posteriormente probaríamos.

El chef Ghelfi nos contó que para ellos es importante comprar productos a los pescadores locales, ya que es una forma de apreciar el trabajo que hacen para conseguir todo fresco, porque hay veces que se la pasan días en una lancha esperando pescar lo que nos comemos en unos instantes, y con ese mismo cariño y respeto hay que cocinar y disfrutar de los platillos; y eso hicimos. Probamos ostiones al carbón, el clásico ceviche y claro, no podía faltar las estrellas de esta experiencia, el pulpo y el pescado zarandeado.

72hrs

Nos despertamos temprano para difrutar del último día con una excursión al pueblo de Sayulita, donde conocimos increíbles tiendas de moda, belleza y diseño de interiores completamente artesanal. Es un gran lugar para pasar el día y disfrutar de las coloridas calles, las olas y los restaurantes con vista al mar. Estuvimos un par de horas antes de regresar al Conrad y preparanos para la siguiente experiencia, una cata de agave.

Probamos desde distintos tequilas, mezcales, sotol y raicilla, cada uno lo combinamos con una pequeña degustación de platillos mexicanos. Lo que principalmente me llevo de esta experienca es que el mezcal se brinda y se tira unas gotas en el piso antes de ingerir, lo cual nos pareció a todos increíble y divertido.

Para finalizar el día, cerramos la experienca con broche de oro, cenando en Codex, el restaurante más exclusivo del hotel. Aquí probamos unas combinaciones y creaciones culinarias increíbles, lechón, cortes de carne, pescado, short rib y pulpo, acompañamos los platillos con pan recién horneado y exquisitas mantequillas, realmente repetiría esta viaje incontables veces.