Una solución para cada problema en el pelo

Porque el cuidado del pelo va más allá del ‘shampoo’, identificamos los problemas capilares comunes y las soluciones más sencillas.

 

¿Por qué sientes que cuando vas al salón de belleza el pelo te queda más sedoso, limpio y estilizado? Sencillo, porque lo lavan y tratan con los productos adecuados. En casa, según los expertos, el fallo más común es la elección correcta de los aliados de belleza. Cada cuero cabelludo necesita cuidados específicos para revelar toda su belleza. Sea cual sea el problema que encuentres en tu melena, existe una solución y el primer paso para encontrarla es identificar sus causas y necesidades para así tratarlas a la perfección. ¡Toma nota!

 

El problema: Caída

En promedio, perdemos entre 100 y 150 hebras al día. Sin embargo, no es fácil dar una respuesta universal para saber cuándo es normal la caída del pelo o no, pero generalmente ésta se presenta durante el lavado o cepillado diario. Otro tipo de caídas puntuales -que no suelen necesitar tratamiento- son las producidas por situaciones de estrés o tras un embarazo. 

La solución

Algunos trucos anticaída consisten en no usar diario coleta alta, trenzas o chongos, cuidar que tu dieta no sea tan alta en proteínas –al carecer de algunas sustancias que favorecen la prevención de la caída como oligoelementos, vitaminas o aminoácidos esenciales– y tomar suplementos alimenticios a base de extractos marinos.

 

 

El problema: Puntas abiertas

¿Te niegas a despuntarte el pelo cada tres meses? ¿Rasgas los nudos con el cepillo o peine especialmente cuando el pelo está mojado? ¿Te saltas el acondicionador? Estas son solo algunas de las causas.

La solución

La única forma de acabar con este problema es cortando las puntas. Sin embargo, podemos prevenir con algunos cuidados como el uso de productos y aceites que proporcionen la cantidad necesaria de humedad, evitar cepillarte el pelo mojado y no usar diario herramientas de calor.

 

 

El problema: Caspa

La causa es un microbio natural del cuero cabelludo llamado malassezia globosa que se alimenta de la grasa natural. Al descomponerse, produce ácido oleico y algunas son sensibles al mismo y como consecuencia, presentan irritación. Todos los cueros cabelludos lo tienen, aunque solo produce caspa en alrededor del 50%.

La solución

Utiliza un shampoo queratolítico y antifúngico de manera regular con buenas cualidades cosméticas para que no reseque y que su acción sea sea suave y eficaz.

 

El problema: ‘Frizz’

El clima hace que nuestro pelo cobre vida ocasionando la manifestación de electricidad estática.

La solución

Existen infinidad de tratamientos intensivos, bálsamos, ampollas de rescate, aceites, brumas y lociones para eliminar este problema. La clave está en no excederse en su uso para evitar saturar las hebras y volverlas pesadas, así también es básico aplicar la regla de aplicar estos tratamientos únicamente en medios y puntas.

 

 

El problema: Falta de grosor

La fragilidad del pelo puede tener muchas causas: mala alimentación, estrés, falta de proteínas, falta de minerales, edad, entre otras. Pero también influye de manera importante la genética.

Mantener una dieta alta en proteínas, aminoácidos y tomar suplementos alimenticios con importante contenido de queratina.

 

 

El problema: Pelo graso 

Las glándulas sebáceas producen más cantidad de grasa de la que deberían y esto puede desencadenar en otros problemas como la sensación y aspecto pesado en la raíz y caída del pelo.

La solución

Elimina el falso mito de que un exceso de limpieza aumenta la producción de sebo. Lávalo cuando menos cuatro veces a la semana con un shampoo neutro y un tratamiento. Otro secreto es buscar un suplemento nutricional a base  de zinc, selenio y vitaminas del grupo B para mantener los niveles de grasa naturales del cuero cabelludo.

 

Si después de realizar lo que te proponemos sientes que no hay mejoría, te recomendamos visitar a un especialista.

 

Fotografías: Pinterest