Cómo mantener tu pelo limpio sin lavarlo diario

Nos lo han dicho miles de veces: el pelo no se debe lavar diario. Claro, eso siempre que esté limpio, ¿y cómo mantenerlo limpio sin shampoo?

Hemos escuchado hablar del shampoo en seco y hasta los métodos naturales que lo sustituyen; pero mantenerlo limpio no es cosa de usar más productos, sino de cuidar nuestro pelo de cierta manera y asegurarnos que la grasa natural de cuero cabelludo no lo convierta en pelo grasoso.

Agua fría

Al lavar el pelo es importante hacerlo con agua fría, no sólo porque lo maltrata menos y ayuda al crecimiento, sino porque cierra los poros evitando que el pelo segregue más sebo de lo normal, que se convierte en grasa.

 

Cepillar diario de medios a puntas

Si cepillamos desde la raíz distribuimos la grasa que tenemos en el  cuero cabelludo  por todo el pelo haciéndolo lucir sucio y ceboso, pero si no lo cepillamos se va a ver todavía peor. Por eso lo mejor es cepillar desde el medio hasta las puntas, así desenredas y evitas que se ensucie más.

 

Limpiar tus cepillos

Cepillos, planchas, pinzas… cualquier cosa que te pongas en el pelo debe ser lavada para evitar que se quede la grasa,  la suciedad y la lleves más tarde a tu pelo. Remoja el cepillo en alcohol y limpia tus herramientas con un algodón remojado en el mismo.

 

Dormir con el pelo recogido

El enemigo número uno del pelo son nuestras manos, lo tocamos todo el día provocando frizz y metiéndole partículas sucias y grasa. Cuando más sucede esto –aunque no lo creas– es en la noche, ya que está rozando constantemente con la almohada y tus brazos. Para evitarlo amárralo en las noches y estará como nuevo en la mañana.

 

Cuida tu alimentación

Piensa en tu cuero cabelludo como piensas en tu piel, la alimentación es un factor enorme en cuanto a su cuidado por lo que debes evitar la comida muy saturada y grasosa para que tu pelo no se vea grasoso. Evita comer alimentos con azúcar y harinas refinadas.

Así que no hay excusas, ya sabes que hacer para evitar que tu pelo se ensucie y por consecuencia tener que lavarlo más de lo que se recomienda.

 

Fotografías: Pinterest