El protector de calor ideal para cada tipo de pelo

El uso constante de herramientas de calor causan un daño en las fibras capilares y sabemos que para evitar que se quiebre, reseque y pierda luminosidad, es necesario usar fórmulas protectoras de calor

1. Graso

Si tu pelo se muestra más humectado de lo normal, lo ideal es utilizar un spray. De esta manera, al tratarse de una fórmula que penetra en muy pequeñas cantidades y tiene una textura mucho más ligeras que los sueros,  no se crea un efecto brilloso. Éste simplemente lo acondicionará y lo protegerá del daño que provoca el calor.

Spray Thermal Creations de Tresemmé.

2. Reseco

Para combatir una hebra que tiende a mostrarse seca es imprescindible utilizar un protector en aceite que escude las proteínas capilares y dure el tallo. Este tipo de fórmulas funcionan sellando la cutícula del cuero cabelludo y aportando suavidad, lo cual permite que tenga movimiento y sea fácil de manejar mientras lo humecta profundamente.

 Turn up The Heat de Beyond the Zone.

3. Teñido

Recuerda que las herramientas de estilizado con calor pueden llegar a los 220 grados. Si a esto le sumamos el daño previo provocado por el tinte -resequedad, pelo más poroso y con tendencia a quebrarse- entonces sabemos que es necesario utilizar un producto que combine ceramidas y agentes reconstituyentes.

Kératine Thermique de Kérastase.

4. Normal

Aunque tu melena esté saludable, necesitas protegerla de las altas temperaturas, por eso para el pelo que se encuentra en buenas condiciones se recomienda optar por una fórmula ya sea en aceite, suero o spray. La clave es elegir una que contenga vitaminas para nutrir al mismo tiempo que protege.

Heat Styling Protection de Moroccanoil. 

Una vez identificado tu tipo de pelo, es importante no olvidar aplicar una protección térmica antes de que la fibra capilar tenga contacto directo con cualquier tipo de herramienta de calor.

Fotografías: Pinterest