Un jour avec Sanne

La modelo Sanne Vloet, el fotógrafo Yossi Michaeli y el equipo de L’Beauté. Estos elementos conforman la trilogía perfecta para crear una historia memorable que protagoniza nuestra segunda edición impresa

 

 

Por Stephanie Arouesty

Era un viernes en la mañana cuando recibimos la llamada por parte del agente de New York Model Managment confirmando a la top model, Sanne Vloet, para nuestra portada de Fall-Winter 18 en colaboración con Givenchy. Inmediatamente contactamos al reconocido fotógrafo Yossi Michaeli –quien tuvo gran influencia en esta decisión– para decirle que el martes siguiente a las 8:30 a.m. estaríamos shooteando la portada en México. Se hicieron los arreglos necesarios y tres días después los estábamos recibiendo con los brazos abiertos en nuestro país. 

A pesar de que había aterrizado la noche anterior –exactamente a las 11:11 p.m.–, Sanne llegó con una puntualidad inglesa, una enorme sonrisa y la mejor actitud al llamado en el hotel Distrito Capital. Su belleza realmente era sobresaliente: cutis inmaculado, pelo perfecto, cuerpo tonificado y un porte difícil de ignorar. En ese momento comprendí que había más de una razón para que durante tres desfiles consecutivos (Nueva York, Shanghái y París) haya sido un ángel de Victoria’s Secret. 

Conforme empezó a transcurrir la sesión, solamente podía pensar en lo difícil que sería hacer la selección de fotos, ya que ella se veía más y más espectacular en cada una. 

 

¿Cómo fuiste descubierta? Con su inglés fluido, pero acento holandés marcado, contestó entre risas: “No lo vas a creer, mis amigas me suscribieron de broma al programa de ‘Holland’s Got Talent’, ya que de niña practicaba gimnasia olímpica”, y lo demás es historia. “Me fui a vivir a Nueva York a los 18 años, ya que había acabado la escuela –porque eso era un requisito de mis padres– y a los pocos meses estaba desfilando en mi primer show importante: Jason Wu, seguido de Oscar de la Renta, durante NYFW y comenzando el anhelado tour de un mes de Fashion Week”. 

A sus cortos 23 años, ha construido una trayectoria impactante al protagonizar grandes campañas para Ralph Lauren –marca con quien ama trabajar, ya que los considera como una familia–, Michael Kors y Giorgio Armani. Ha desfilado para marcas de lujo como Dolce & Gabbana, Chanel, Chloé, Tom Ford, Balmain, Stella McCartney, entre muchas otras. 

La cuestionamos sobre cuáles habían sido sus tres momentos top durante su carrera: “Había hecho una campaña para Huawei y mientras estaba de compras en Barcelona, caminando por las Ramblas, me encontré con un anuncio de tamaño Billboard al final de la calle con mi cara en él; inmediatamente sentí escalofríos en toda la piel. Otro momento que me robó el aliento fue cuando me pidieron que abriera el desfile de Ralph Lauren en Nueva York. Finalmente tendría que decir que el tercero fue cuando desfilé por primera vez en 2015 para Victoria’s Secret; ese show es completamente diferente, porque no tienes que estar seria, mostrar la ropa y solo mirar fijamente hacía el frente. Ellos te dicen que te diviertas y de verdad, mientras caminaba y The Weekend cantaba “Starboy”, no podía dejar de sonreír. Realmente creo que es el sueño de toda modelo”. ¿Recuerdas cómo fue la llamada? “Sí, había ido al casting –pero no era la primera vez– y de pronto me hablaron a decir que había sido seleccionada. No dormí como por tres días de la euforia” cuenta esbozando una gran sonrisa. ¿Tuviste alguna preparación especial para el desfile? “Sí, es mucho trabajo. A pesar de que siempre he hecho ejercicio, cuando faltaba poco tiempo para el show comencé con un régimen muy severo, tanto de alimentación como de ejercicio. Amo hacer pilates y yoga, normalmente lo practico alrededor de cuatro veces por semana, porque tonifica mi cuerpo en vez de adelgazarlo, pero exactamente un mes antes del desfile comencé a hacer ejercicio todos los días y algo que me sirvió mucho fue descansar lo más que podía”.

Después de más de cinco años viviendo en Nueva York, le preguntamos a la modelo de 1.80 m. de altura si ya sentía a la Gran Manzana como su casa: “Conocí a todas mis amigas cercanas durante los desfiles. En realidad pasas cuatro semanas viajando con ellas, haciendo la súper caravana de Fashion Week; comenzando por Nueva York, seguido de Londres y Milán y finalizando en París. Muchas veces te sientes sola, pero todas estamos pasando por lo mismo, por eso te identificas y eventualmente se vuelven como tus hermanas. Estoy muy agradecida porque tengo amigas holandesas en Nueva York, y el simple hecho de estar viendo la tele y hablando en mi idioma, me hace sentir en casa”. Hablando de su hogar, le preguntamos a la embajadora de Tibi, qué tan seguido va su país natal: “Por salud mental, tengo que ir a visitar a mi familia cada dos o tres meses y siempre que tengo un trabajo en Europa, hago arreglos para poder pasar al menos uno o dos días a verlos. Para mí la familia es muy importante”. 

 

 

El viajar constantemente –estuvo literalmente 24 horas en México para hacer esta portada– ocasiona deshidratación y resequedad en la piel, pero al ver su cutis perfecto quisimos saber cuál es su secreto para lucir lo mejor posible después de un vuelo largo y combatir los estragos del jet lag: “Comienzo a tomar agua desde antes de subirme al avión, durante el vuelo y horas después de haber aterrizado. Otra cosa que generalmente hago es ponerme hielos sobre la cara para deshacerme de la cara “puffy” que ocasiona viajar en avión”. ¿Y en el día a día qué cuidados tienes para tener esa piel impecable? “Tengo una rutina de belleza muy estricta en cuanto al cutis se refiere, especialmente por las noches, porque generalmente en las mañanas salgo corriendo, pero antes de dormir me desmaquillo, me pongo un tónico, aplico un suero seguido de crema de ojos de noche y finalizo con una mascarilla nocturna. Algo que siempre hago es viajar con una funda de almohada de seda porque es buena para la piel y paso muchas noches durmiendo en diferentes hoteles”, aseguró Vloet, mientras dejaba sobre la mesa por cuarta vez el perfume Interdit de Givenchy; “No puedo dejar de olerlo, realmente yo siempre he usado un perfume, pero sí estaría dispuesta a cambiarlo por este. Amo el misterio que se respira en él”. 

 

 

La modelo cada vez toma más fuerza en su vlog de YouTube, en donde hay días que comparte historias relacionadas con su trabajo o simplemente recomienda un restaurante o platillo que le haya gustado. Por eso quisimos saber cómo es que había emprendido este proyecto: “En enero comencé a darme cuenta que las redes sociales también tenían efectos negativos en mujeres jóvenes, porque creen que todo lo que tiene que ver con modelos y celebridades es extremadamente glamouroso y simplemente perfecto. Por eso decidí buscar la manera de enseñarles que la realidad no es así. Deseaba mostrar lo que verdaderamente sucede en backstage y comencé a tener muchas preguntas sobre diferentes temáticas, especialmente de bienestar y nutrición. El propósito principal de este vlog es enseñarle a las generaciones más jóvenes que al final del día somos mortales y todos tenemos días tanto buenos como malos, lo importante es mirar siempre hacia adelante”, agrega. “Aunque empezó como un experimento, la recepción de las personas y la fuerza que ha ido tomando, ha hecho que me comprometa y lo tome muy en serio”.

 

 

¿Qué sigue para ti? Con respecto al modelaje amaría ser embajadora de alguna marca importante de belleza, siempre he estado muy interesada en el tema de skincare y maquillaje. Realmente tengo mucha fe en los productos naturales porque estoy convencida de que todo lo que se aplica en la piel, lo absorbe el cuerpo. También me gustaría seguir impulsando el tema de mis videos para lograr un mayor alcance a nivel mundial”. Hablando de belleza, ¿cuál es tu look favorito para un día casual? “Creo que toda mujer se ve inmediatamente mejor al aplicar un poco de blush, enchinar las pestañas y un toque de gloss”. ¿Y tienes algún look predilecto de noche? “Amo los smokey eyes y tengo la certeza de que unos labios rojos son infalibles para cualquier tipo de piel”. Finalmente, le preguntamos sobre los proyectos personales que tiene en su vida a corto plazo, a lo que respondió ilusionada. “Cuando era niña viví un tiempo en Zimbabue, África, porque mis papás trabajaban en un hospital y teníamos una nana que hace unos años murió de VIH. Actualmente mis papás y yo contribuimos para que su hija pueda estudiar. Desde que me involucré en eso, me surgió la inquietud de crear una fundación en Nueva York para ayudar a que los niños puedan ir a la escuela, e inclusive a comprar libros o lo que sea necesario para fomentar la educación, y, quién sabe, igual y si tenemos suerte, podríamos escalarlo a otros países”. 

Al finalizar el día nos quedó claro que Sanne tiene la misma belleza por dentro y por fuera y, sin duda, consideramos un enorme privilegio que haya protagonizado la portada de nuestra segunda edición.

 

 

Givenchy x L’Beauté

Maquillaje: Davo Sthebané National Makeup Artist Givenchy Mexico 

Pelo: Isreal Quiroz

Uñas: Silvia Galván

Modelo: Sanne Vloet para New York Model Management 

Styling: Regina García

Ropa: Givenchy para Palacio de Hierro Polanco

Zapatos: Jimmy Choo para la Gran Vía

Joyería: Malquerida, Elisheva & Constance, Thalatha, Fernando RodrÍguez, Mani Maalai, Daniela Millan, Allurina Manik, Urblack.

Locación: Distrito Capital de Grupo Habita