¿Qué pasa realmente cuando duermes con el pelo mojado?

Tomar una ducha por la noche suele ser de lo más relajante, incluso hasta puede ser el auxiliar perfecto para dormir con tranquilidad, pero descansar con el pelo húmedo, podría estar dañándolo

Existen miles de versiones diferentes sobre qué es lo que le ocurre a tu melena cuando mantienes el pelo en una humedad elevada por mucho tiempo, ya que al dormir por lo menos transcurren de cinco a siete horas,  y es así como el humedecimiento puede provocar efectos negativos en nuestra salud; tanto en el cuerpo como en el pelo.

La verdad consiste en que el dormir con el pelo mojado, perjudica la fibra capilar y daña el cuero cabelludo, ya que provoca un deterioro en la cutícula, haciendo que las proteínas de las mismas pierdan fuerza y volumen. Al perder fuerza, se producirá un quiebre notable, además de ayudar a que tu pelo sea propenso a puntas abiertas. Además, cualquier tipo de tratamiento de reconstrucción o mascarillas, tendrá un efecto negativo sobre el pelo, es decir, no crearán ningún cambio.

Por otro lado, si se hace con mucha frecuencia, se promueve la aparición de caspa en el cuero cabelludo, ya que el dejar que la humedad permanezca por más de tres horas entre las fibras crea el ambiente idóneo para que se reproduzcan hongos, causando enfermedades capilares como la caspa o incluso hasta desprendimiento.

Además, se puede encontrar que con el tiempo se produzca un cuero cabelludo más grasoso, ya que debido a las alteraciones en el pH de las raíces del pelo, se aumenta la producción de grasa y cebo. Por otro lado, si a esto se le suma el tenerlo recogido durante la noche, mientras sigue completamente húmedo, las fibras del interior no podrán respirar ni oxigenarse, lo que puede causar un olor peculiar en el pelo.

En cuanto al cuerpo, el que la cabeza, nuca y cuello se mantengan en un constante estado de humedad, puede provocar un cambio de temperatura intenso, lo cuál suele ocasionar enfermedades a largo plazo, tales como rinitis, sinusitis, inflamación de las vías respiratorias, gripa, tos y en los casos más severos, infecciones. Es por esta misma razón que en ocasiones, puedes despertar con algún malestar al instante.

Es preferible secar previamente el pelo. Ya sea hacerlo al natural o con ayuda de una secadora. Si se aplicara calor, es importante que se seque a una temperatura media, y haber aplicado un protector de calor previamente; así se evitará cualquier daño. Es recomendable esperar a que se enfríe el pelo antes de recogerlo para así evitar una melena más propensa a quiebres.

No olvides siempre mantenerlo limpio e hidratado, además de protegido contra cualquier tipo de herramientas de calor y los rayos UV.

Fotografías: Pinterest