Cover-lbeaute-agosto-2019-246x300

Spring-Summer 2019

Sé parte de nuestra comunidad

¿Cómo restaurar el pH de la piel?

Una tez clara y brillante es cuestión de equilibrio. Te decimos cómo balancear el pH de la piel, la película protectora por naturaleza.

 

Cuando se trata de la piel, hay muchas cosas en las que tenemos que trabajar arduamente para potencializar su aspecto. Desde la hidratación o los brotes, hasta la pigmentación, los signos de envejecimiento y más. Entre estos temas también se encuentra el valor del pH.

 

¿Qué es el pH?

 

El pH también es conocido por ser un manto ácido que se encuentra entre la dermis y epidermis. Esta película protectora es producida por las glándulas sebáceas y tiene una tendencia ácida que sirve para proteger a la dermis de microorganismos o bacterias. Si bien el pH puede recuperarse de cualquier variación leve con bastante rapidez, cuando se lleva a al extremo es cuando comienzan los problemas.

 

 

El pH en números

 

La escala de pH varía de 0 a 14: 0 es ácido; 14 es alcalino y el agua, que es neutral, es 7. La piel en su mejor momento y en perfecto equilibrio, tiene un pH de 5.5, pero cuando se altera este número, se pueden desencadenar algunos padecimientos. Algunos de ellos son inflamación, vulnerabilidad a la rosácea y el acné.

 

 

Aquí lo que tienes que hacer para restaurar el pH de la piel:

 

1. Escucha a tu piel.

 

La mejor manera de calcular el nivel de pH es observando su comportamiento: seco y frágil significa que es alcalina, mientras que la piel propensa al acné indica que es demasiado ácida.

 

2. ¿Cuerpo y cara alcalinos?

 

Algunos expertos como los nutricionistas argumentan que un estado alcalino es excelente para el cuerpo. Por otra parte, los dermatólogos no aseguran que este tenga beneficios para la piel. Un estudio publicado por el British Journal of Dermatology confirmó que contrario a lo esperado, las mujeres con piel alcalina son propensas a las líneas de expresión.

3. Encuentra el limpiador correcto.

 

Los productos que son demasiado alcalinos (con un nivel superior a 9), dañan el manto ácido de la piel y lo hacen vulnerable a la contaminación e infecciones. Para mantener el equilibrio, se recomienda el uso de limpiadores suaves, aguas micelares y tónicos sin alcohol.

 

4. Evalúa qué ‘toner’ usas

 

Los tónicos están diseñados para equilibrar los niveles de pH, pero pueden ser un removedor de piel real, y algunos dermatólogos afirman que pueden ser demasiado astringentes y secarse en todas las pieles, excepto en las más aceitosas. Pero hay una alternativa: los productos japoneses están entre un limpiador y una crema hidratante, añadiendo una capa adicional de protección a la piel y, a diferencia de los tónicos tradicional, evitan la sensibilidad cutánea.

 

Fotografías: Pinterest