Cover-lbeaute-agosto-2019-246x300

Spring-Summer 2019

Sé parte de nuestra comunidad

¿Pelo complicado? 5 tips para controlarlo

Porque sabemos que no se trata de suprimir la textura natural del pelo, sino de trabajar con los dones genéticos, te damos algunas recomendaciones para maximizar su forma y densidad. 

 

Trátalo con cuidado

 

Con esto nos referimos a recurrir a algunos trucos que además de ser efectivos, se convertirán en parte de tu ritual de relajación. Antes de lavar el pelo, lo ideal es dar un masaje con la mano y los dedos para activar el riego sanguíneo. Ya en la regadera, se recomienda enjuagarlo con agua fría o con agua gasificada ya que esta tiene bicarbonato, un ingrediente que funciona para restaurarlo. Para secar una melena rizada, lo ideal es sacudir la cabeza de arriba a abajo y usar un aceite en seco para ayudar a desenredarla. La clave está empezar por las puntas, subir a medios y terminar en la raíz para evitar el frizz. En caso de recurrir al uso de alguna tela para secar, lo óptimo es cambiar la toalla tradicional por una camiseta que no sea tan absorbente y exprimir cuidadosamente para secarlo.

 

Elige los productos adecuados

 

El pelo con textura requiere hidratación, por lo que los aliados de belleza más recomendados son aquellos que tengan aceites naturales de coco, argán, jojoba además de los formulados con base de queratina y ceramidas. El uso de productos con sulfatos, alcohol y con extra densidad, deberán evitarse por completo.

 

 

Regálate un día de descanso

 

Permite que exista al menos un día de descanso entre el uso del shampoo regular y el acondicionador, para aprovechar el aceite natural producido en el cuero cabelludo.

 

 

Come bien

 

Entre más humedad puedas retener, mejor. Aumentar a ingesta de frutas y verduras frescas ricas en minerales y vitaminas, además de tomar 8 vasos de agua al día, sí harán la diferencia.

 

Menos es más

 

Existe el mito de que el pelo con textura necesita productos gruesos y pesados. Sin embargo, las fórmulas más ligeras son más fáciles de trabajar en pliegues gruesos, rizos u ondas. Prueba intercambiando las cremas por espumas para mejorar el rebote natural en lugar de cargar el patrón de rizo.

 

Fotografías: Pinterest.