Cover-lbeaute-agosto-2019-246x300

Spring-Summer 2019

Sé parte de nuestra comunidad

Do’s & Dont’s: Microdermoabrasión

Te damos algunas recomendaciones para antes, durante y después de la microdermoabrasión. 

 

El tema de las manchas encabeza la mayoría de las listas de preocupaciones estéticas de las mujeres y según muchos dermatólogos, la microdermoabrasión es uno de los tratamientos más eficaces para combatirlas al igual que cicatrices, arrugas y poros dilatados. El procedimiento para realizarlo de manera profesional consiste en la aplicación de microcristales llamados dióxido de aluminio, para exfoliar y estimular la producción de fibrina y de fibras de colágeno. Esta técnica es apta para todo tipo de cutis y se puede realizar en cualquier momento año ya que generalmente no presenta efectos secundarios.

 

Do’s

 

Prepara tu piel desde un mes antes. Liberándola de impurezas, hidratándola a diario, y cargándola de antioxidantes. Sigue una dieta rica en ácidos grasos omega-3, vitaminas y antioxidantes.

Recurre a un experto. Este tipo de procedimientos no deben realizarse en casa, ya que aunque no es un tratamiento invasivo, el mecanismo de exfoliación requiere la aplicación de las puntas de diamante en forma de que desgastan la superficie de la piel, mientras absorben los residuos.

Busca el equilibro. Además de ser uno de los componentes más importantes del equipo, las puntas diamantadas deben tener un diseño adecuado para las distintas aplicaciones. Se busca el mejor resultado teniendo en cuenta la granulación y la forma redondeada.

Realiza más de tres sesiones. Los expertos recomiendan mínimo cuatro para realmente ver los resultados. Lo ideal es hacer máximo seis y dejar descansar la piel.

Hidrata la piel. Una vez finalizada la sesión, se recomienda aplicar una crema o gel hidratante con protección solar para prevenir el daño de los rayos solares.

Dont’s

 

Evita a toda costa el sol. Tu piel está sensible y hasta algo seca por lo que las manchas podrían regresar y hasta empeorar.

No lo hagas en casa. Actualmente están a la venta diferentes máquinas para realizar este procedimiento. Sin embargo, es necesario ponerte en manos de un experto para que éste se lleve a cabo en el lugar y con el equipo adecuado.

Limítate a una sesión por semana. Se aconseja que la frecuencia de aplicación sea de una vez por semana o incluso cada 15 días, según los resultados que se deseen obtener y las sugerencias del especialista.

No realices más de 10 sesiones al año. La piel necesita descansar y regenerarse. Además esta puede llegar a adelgazarse si se toma como un tratamiento rutinario.

Dale mantenimiento. Posteriormente, es aconsejable realizar sesiones mensuales o bimestrales dependiendo de la calidad de la piel.