La rutina perfecta según cada tipo de piel

La industria cosmética cambia constantemente, descubriendo nuevos productos que ayudan a mejorar la piel. Sin embargo, con tantas innovaciones, ¿cómo saber qué producto es el indicado?

 

Es importante tener en cuenta que cada cutis es diferente, por lo que existen ciertas reglas generales para determinar el tipo de piel y que producto es el adecuado para cada una.

1. Normal

Se puede decir que es una piel que no tiene tendencia a ser ni grasa ni seca y que presenta las características regulares, es decir que existen pequeños poros y no es necesario corregir nada en particular.

Lo ideal en esta rutina, es comenzar con un suero que contenga ingredientes nutritivos para lograr una dermis luminosa e hidratada para después continuar con una loción para humectar y proteger la piel. Seguido de estos dos productos, es momento del foundation primer, que preparará la piel para aplicar el maquillaje y protegerá de la contaminación y posibles daños.

Photo Finish Foundation Primer Light de Smashbox

2. Grasa

Las personas con este tipo de piel son más propensas a contraer acné y habitualmente tienden a presentar mayor brillo en la zona T, por eso es conveniente comenzar la rutina utilizando un producto para combatir el principal problema: el exceso de grasa. Se recomienda utilizar un gel libre de aceite que minimice la apariencia de los poros y regule la producción de grasa en el cutis, manteniéndola a raya durante el día y dejando un acabado mate.

Skin Rescue Mattifying Gel de First Aid Beauty

3. Seca

Si continuamente la dermis tiende a escamarse o incluso presentar rojeces principalmente en la zona de las mejillas, se trata de una piel seca. Afortunadamente existe una muy buena solución a este problema y es el uso de un óleo que hidrate y disuelva impurezas para utiliza previo a una crema hidratante que aporte luminosidad y tonicidad a la dermis. 

Resilience Lift de Estée Lauder 

 

4. Mixta

Este tipo de piel es un poco más compleja, pues tiene un poco de todas las anteriores, por lo que se necesitan productos que tengan la capacidad de realizar diferentes tareas, o de lo contrario dividir el rostro según el tipo de piel y aplicar distintas fórmulas para cada zona.

Se recomienda comenzar con un limpiador en gel y continuar con un tónico sin alcohol para regular el pH de la piel. En cuanto a humectantes, aquellos con textura en gel son garantía ya que a pesar de que su nivel de humectación no se ve comprometido por la fluidez, no dejarán una sensación pesada en aquellas zonas con tendencia grasa.

Es momento del color y es fundamental elegir un primer capaz de absorber la grasa de la zona T al mismo tiempo que mantiene la humedad de las otras áreas.

Combo Control de Bareminerals

5. Sensible

Este tipo de piel se deshidrata y se seca con facilidad, por lo que hay que elegir con cuidado las fórmulas que se aplican sobre ella para evitar una reacción. Este gel es un humectante que logra una piel más suave, tersa y luminosa.

NB Ceutical Tolerance Recovery Cream de Natura Bissé

 

 

¿Ya sabes que rutina seguir?

Fotografías: Pinterest