Cover-lbeaute-agosto-2019-246x300

Spring-Summer 2019

Sé parte de nuestra comunidad

La realidad sobre los efectos de los probióticos en la piel

 Se han vuelto cruciales para el cuidado del cuerpo, pero ahora se ha demostrado que son lo mejor para aplicarse a la piel por sus múltiples beneficios.

Estos microorganismos son bacterias benéficas en la flora intestinal. Los cuales ayudan al funcionamiento correcto de nuestro organismo. Es así que las colonias bacterianas del intestino están conectadas con la salud de la piel. Es decir, no podremos lucir una piel radiante y espectacular si no tenemos una buena salud intestinal.

De igual manera la piel cuenta con una flora propia, parecida a la de los intestinos. Contiene más de un millón de ellos en cada centímetro de la piel. Y es importante tenerla balanceada y sana para disfrutar de la mejor versión del cutis, solo así se podrá proteger la dermis de infecciones, daño ambiental y la deshidratación.

Al utilizar productos como limpiadores faciales anti-bacteriales, se rompe el equilibrio de las bacterias saludables en la dermis. Esto es lo que puede llegar a causar los brotes de acné, sequedad, e irritación espontánea de la piel dejándola muy sensible.

Es así que es imprescindible tener una flora intestinal y dérmica equilibradas. Debemos optar por tomar probióticos, prebióticos o incluso postbióticos para mantener esa zona saludable. Los prebióticos son de lo que se alimentan los probióticos para vivir, es decir su fuente de energía. Nutren las bacterias buenas y aumentan la diversidad bacteriana.  Y por otro lado, los postbióticos son productos de desecho bacteriano que refuerzan la piel, son encimas, ácidos y péptidos. Combaten en su mayoría las reacciones alérgicas y apariciones de dermatitis, ademas de eliminar al acné.

Sobre todo si se aplicaron tratamientos como dermoabrasión, peeling o algún procedimientos con ácidos o láser, ya que estos pueden llegar a eliminar las bacterias buenas en el cutis. Además, si se ha tomado algún antibiótico oral, es recomendable tomar los probióticos en cuanto se termine el tratamiento para reconstruir la pared bacteriana.

Según el probiótico que se utilice, los cambios positivos serán diferentes. Es por eso que para cada tipo de piel se deben tomar algunos tipos.

Para la piel propensa a manchas o acné, lo ideal es tomar inulina en polvo. Es una fibra prebiótica que ayuda a la reconstrucción bacteriana por dentro y por fuera. En alrededor de un mes, se podrá limpiar la piel casi completamente. Elige de preferencia los productos de origen natural. Se puede encontrar la inclina en fórmulas naturales como en el plátano, la cebolla, papa y el vinagre de sidra de manzana.

En cuanto a la piel seca y sensible lo mejor es restaurar los niveles de pH de la piel y protegerla de bacterias negativas. La clave es consumir en grandes cantidades aceitunas y espirulina, estos contienen prebióticos que retienen la humedad en la piel, dejando atrás cualquier tipo de resequedad.

No olvides mantener siempre una dieta saludable, la piel hidratada y protegida del sol.

Fotografías: Pinterest